El gran negocio del “sí, quiero”

Muchas son las empresas, hoy en día, dedicadas exclusivamente a ofrecer servicios para enlaces matrimoniales.

0
510
El gran negocio del “sí, quiero”.
El gran negocio del “sí, quiero”.

El día del “sí, quiero”, “día de la boda” o “gran día” se ha convertido en los últimos años en un proceso largo de preparación de días, meses e incluso años en el que intervienen muchas empresas que ofrecen a los novios numerosos servicios. Son los llamados proveedores que hacen que el día del “sí quiero” se convierta en un día inolvidable para los novios.

De esta manera, nace, hace ya algunos años atrás, la figura del “wedding planner” que es un profesional que ayuda con el diseño, planificación y administración de la boda de un cliente. Así, son muchos los novios que acuden a empresas que ofrecen este tipo de servicios para que sean ellos los encargados de la preparación de su boda. Y, de esta forma, los novios sólo tienen que imaginar la boda de sus sueños, para que la empresa en cuestión les asigne un asistente que se encargue de su organización en integral.

El gran negocio del “sí, quiero”.

Esto supone un desembolso económico y muchas parejas prefieren ahorrárselo, siendo ellos mismos los encargados del diseño, planificación y administración de su boda. Para ellos empieza un periodo largo de preparación que comienza meses e incluso años antes del “gran día” donde hay que ponerse en contacto con multitud de empresas y hacer comparativa de precios, solicitud de presupuestos, etc. de todos los servicios que deben estar presentes en el día de la boda.

Así, uno de los proveedores que adquieren mayor importancia en la preparación de la boda son los diseñadores y tiendas de moda nupcial. Se dice que el traje de la novia es el principal protagonista de ese día y por ello, son muchas las novias que dedican meses y meses a buscar el traje de sus sueños. Para ello, los proveedores de moda nupcial ofrecen diferentes opciones, desde diseño personalizado así como confección del mismo o surtir a las futuras novias de sus catálogos, que varían año tras año, para que éstas elijan el traje que más acorde sea a sus gustos. Según las últimas encuestas elaboradas a novias este último año, el coste medio de un vestido de novia oscila en 1.750 euros. Por su parte, el blanco sigue siendo el color por excelencia de las novias y el 90% de ellas declaran elegirlo para su vestido.

El gran negocio del “sí, quiero”.
El gran negocio del “sí, quiero”.

Y si importante es el traje de la novia, también es destacable el vestido del novio. Existen, al igual proveedores y tiendas especializadas en moda nupcial femenina, miles de proveedores dedicados exclusivamente a vestir al novio el día de su boda. Aunque sí es cierto, que aquí el precio sí que disminuye, siendo la media entre 650 y 750 euros.
Y una vez que ya se ha adquirido el traje, es necesario acudir a proveedores que ofrezcan complementos, ya que si el novio sólo tiene que preocuparse de gemelos y zapatos normalmente, son numerosos los complementos que acompañan al vestido de la novia. Por ello, son numerosas las empresas especializadas en complementos como pueden ser joyas, zapatería, y como no, floristería, ya que el ramo de novia también es otro de los principales protagonistas del “gran día”. Normalmente los precios van de los 80 euros de los ramos naturales básicos hasta los 300 euros, aunque lo habitual es un gasto promedio de 120 a 150 euros.

El gran negocio del “sí, quiero”.
El gran negocio del “sí, quiero”.

Y ya pensando en la ceremonia y el banquete, la elección de la celebración de los mismos es de fundamental importancia. Para la ceremonia, ya no sólo se elige una iglesia para bodas religiosas o un ayuntamiento para bodas civiles, sino que cada vez son más los novios que quieren innovar y quieren celebrar la ceremonia en el mismo sitio que el banquete. Para ello, hay multitud de proveedores que ofrecen haciendas, hoteles o incluso chiringuitos de playa acondicionados para dicha celebración.

El gran negocio del “sí, quiero”.

A ello, hay que añadir el servicio de catering, ya que la comida y bebida en una boda también es de vital importancia y la elección de un menú adecuado y que guste a todos los invitados pasa por ser una de las principales preocupaciones de los novios. Así, el precio medio del cubierto suele andar entre los 100-130 euros por persona. A esto hay que añadir otra serie de servicios que se incluyen en el banquete como suele ser la música. Así, el precio medio de un DJ oscila entre los 500 y 900 euros y cómo no, inmortalizar el evento. Así, el precio medio de un reportaje fotográfico está entre 1.500 y 2.000 euros y ya para finalizar, debe quedar presupuesto para el viaje de novios.