Naturaleza, cultura, fiestas, historia hacen de El Castillo de las Guardas un lugar único

0
1138

Un total de doce aldeas y pedanías componen el término municipal de El Castillo de las Guardas. Por sus tierras han pasado diferentes asentamientos a lo largo de la historia, prueba de ello son los restos arqueológicos hallados. Su ubicación estratégica de salvaguardar las fortificaciones, podría ser el origen de su nombre.

Si hay algo que caracteriza al Castillo de las Guardas, es que es el único municipio sevillano que cuenta con el mayor número de aldeas y pedanías. Un total de doce dependen del núcleo principal. Pero esto es sólo una de las características principales, el Castillo de las Guardas es también un municipio donde el visitante puede combinar tanto su patrimonio cultural como natural, ya que posee un paisaje natural rico en flora y fauna muy diversa. 

El Castillo de las Guardas se encuentran ubicado al noroeste de la provincia sevillana, junto a la Sierra de Aracena y muy cerca del nacimiento del río Guadiamar. Es por esta ubicación por la que han pasado por sus tierras varios asentamientos históricos. Prueba de ello, son los numerosos restos arqueológicos que se han encontrado en la localidad. Ejemplo de lo mencionado son las diversas sepulturas dolménicas halladas en el Cerro de San Antonio Abad. La Lapa del Moro es un buen ejemplo de ello. Los Tartessos y los Fenicios también dejaron su huella en este lugar con la explotación de las minas como las contenidas en la mina Admirable.

Los romanos también tuvieron una notable presencia en El Castillo de las Guardas, por ser un punto estratégico en la Ruta de la Plata. Pero cuando cogió más prestigio, fue en la época musulmana, ya no sólo por su ubicación, sino también por sus fortificaciones que defendían la plaza. En este periodo el municipio se denominaba Al-Muniat. No es hasta el S.XIII cuando pasa a ser territorio Cristiano y es precisamente por su línea defensiva de castillos, por la que se denomina en la actualidad.

Es por su historia y por su belleza natural, por lo que es digno de visitar y conocer el Castillo de las Guardas. Y, sobre todo, por su gente. La población actual es de unos 1.500 habitantes censados. La ganadería tradicional basada en la explotación de la dehesa es uno de los pilares básicos de su economía. También destaca la cría de reses bravas con varios hierros de acreditado prestigio, así como la industria panadera con el “Horno de Pan Salinas”.

El turismo en la localidad, también apunta manera para ser uno de los pilares de la economía y es que desde el Consistorio trabajan organizando y promocionando una serie de actividades, sobre todo, naturales y deportivas, incluso combinadas entre sí, como pueden ser su amplia red de caminos. En concreto son cinco senderos balizados y homologados por la Federación Andaluza de Montañismo: Las Cañadillas, Los Callejone, Circular Minas del Castillo, PR-A410 y Circular Noroccidental Vía de la Plata Etapa 4. El atractivo de cada una de estas rutas es que discurren por terrenos de dehesas, fincas destinadas a criar ganados, además de calzada romana, paredes de piedra seca o muros de división de fincas construidos de forma manual. Un sin fin de atractivos que hace que los senderistas escojan este lugar para la práctica de esta modalidad deportiva. 

La Marcha Cicloturista es una de las que mayor número de participantes de la provincia de Sevilla, ya que en sus 30 km de recorrido combina su paso por las calles del municipio y sus encantos naturales. Lo mismo sucede con la Trail de El Castillo de las Guardas, organizada de manera conjunta entre el Ayuntamiento y Top Runner, cuya V edición está programada para el próximo mes de octubre. 

Pero como se ha mencionado con anterioridad, El Castillo de las Guardas también tiene su encanto cultural. Es por ello, que una vez que se decide hacer una visita, no hay que dejar de ver su Iglesia Parroquial de San Juan Bautista. Es de estilo mudejar, aunque tiene elementos góticos y renacentista. Este templo se ubica en la zona más alta del pueblo y está construido sobre una antigua mezquita.

La plaza de toros destaca por su forma ovalada y por su construcción de piedra y de cómo se aprovecha el graderío de la orografía de la zona. Otro punto de interés, es la Fuente de Abrevadero ubicada en la Calle Román García. Es una típica fuente andaluza hecha de piedra que posee un pilar que sirve de abrevadero para el ganado. El Mirador de El Castillo, denominado El Torreón, es una torre de vigilancia en época de reconquistas que data del SXVIII. Y por supuesto, el encanto que tiene sus doce aldeas: El Cañuelo, Arroyo de la Plata, Archidona, La Alcornocosa, Valdeflores, Las Cortecillas, Peralejo, Peroamigo, La Aulaga, Las Cañadillas, Minas del Castillo, El Pedrosillo.

Aunque las visitas culturales se pueden realizar en cualquier momento del año, El Castillo de las Guardas también tiene citas importantes, como son sus fiestas populares. Aunque esta Semana Santa ha sido especial para todo el mundo, los vecinos no han podido disfrutar de la salida procesional del Viernes Santo del Cristo de la Misericordia y de Nuestra Señora de Los Dolores, donde su encuentro en la Plaza de Triana es su momento más especial. 

Al igual que la Semana Santa, también es tradición es estos últimos años la celebración de las Fiestas Medievales que se desarrollan a finales del mes de marzo. Aquí el municipio se engalana, tanto calles como vecinos para rememorar época de señores y vasallos. 

El Corpus, aunque a día de hoy no se sabe si se podrá llevar a cabo, la tradición hace que sus vecinos engalanen altares y balcones para celebrar la festividad.  Al igual sucede con otra cita, las Fiestas en Honor a su Patrón San Juan Bautista, el cual procesiona el 24 de junio. Y en esta ocasión se tiene previsto que su Romería se celebre el 20 de junio.

Y, por último, el en mes de agosto se celebra la Feria y Fiestas de la entidad mayor de El Castillo de las Guardas en su recinto ferial. Durante estos días, las fiestas acuáticas, la cena para la tercera edad, así como los diferentes eventos musicales cierran los días más festivos.

El Castillo de las Guardas ofrece a sus visitantes unas estampas inolvidables, por ello es un enclave para visitar.