Del Álcor a Valencina de la Concepción

Enclave del Aljarafe sevillano lleno de historia, encontrándose en él uno de los asentamientos más antiguo de occidente.

0
146
Del Álcor a Valencina de la Concepción.
Del Álcor a Valencina de la Concepción.

En el Aljarafe sevillano, en uno de los puntos más altos de su meseta, se ubica este encantador municipio Valencina de la Concepción. A tan solo 9 kilómetros de la capital hispalense se encuentra un pueblo con mucha historia gracias a su estratégica ubicación, pues su proximidad al río, sus recursos naturales, su cercanía a las minas de Aznalcóllar la han favorecido.

Hay que remontarse a la Edad de Cobre para descubrir sus primeros asentamientos. Este dato hace de Valencina de la Concepción sea una de las ciudades más antiguas de occidente. Esto se puede probar por los restos que han ido apareciendo a lo largo de los años: restos de cabañas, zanjas, dólmenes, etc. Incluso se conoce que los romanos estuvieron presente, así como los árabes.

Del Álcor a Valencina de la Concepción.
Del Álcor a Valencina de la Concepción.

Si algo es notorio también en su historia, son sus cambios de nombre. En primer lugar era llamada del Alcor. El nombre de Valencina aparece tras el repartimiento de Sevilla en el S.XIII por el rey Fernando III. El último cambio y por el cual se conoce hoy en día, se produjo el 14 de febrero de 1948 y fue el propio Ayuntamiento el que le añade de la Concepción. Esto es debido a que según la tradición, Valencina fue el primer municipio que reaccionó a la declaración dogmática de la Inmaculada Concepción que el Papa Pío IX promulgó el 8 de diciembre de 1854. Este dogma se lo comunicaron por aquel entonces a la Infanta María Luisa, que residía en Sevilla y ésta a su vez se lo dijo a su confesor, el Padre Manolito. Y fue el Padre Manolito quien consiguió que su pueblo, Valencina, fuera el primero en festejar la promulgación del dogma. Es por ello, que casi un siglo después, tuvieran ese añadido el nombre.

Del Álcor a Valencina de la Concepción.
Del Álcor a Valencina de la Concepción.

Siguiendo un repaso por su apasionante historia, hay que nombrar a la familia de Los Orties, pues en la Edad Media pertenecía a esta familia, que a su vez ostentaban el título de Marqués de Valencina. En sus manos estuvo hasta la extinción de los Señoríos. Ya a primeros del S.XX la mayor parte de Valencina se repartía entre el Marqués de Casamendaro, propietario de la Hacienda de Torrijos y los Condes de Tilly, dueños de la Hacienda y el Molino Tilly.

Debido a una serie de acontecimientos, estas familias pierden sus tierras y pasa a la mano de un personaje popular, Emilio Torres Reina, conocido por “El Bombita”. Este torero ya retirado por aquel entonces, se hizo con más de la mitad de sus tierras. Gracias a él y a otros pequeños y medianos terratenientes se produjo en Valencina un movimiento jornalero que llegó a ser uno de los más fuertes de todo el Aljarafe sevillano.

Entre la década de los 40 y los 50 Emilio Torres se deshace de sus tierras a precio de saldo, por lo que son muchos los propietarios que se hacen de ellas. Lo que provocó que las fuerzas del campo estuvieran ya equilibradas, sin ninguna persona que destaque sobre el resto de propietarios.

Del Álcor a Valencina de la Concepción.
Del Álcor a Valencina de la Concepción.

Por toda su historia, tanto la más pasada como la más presente Valencina de la Concepción es un municipio, que si aún no tienes la suerte de haberlo conocido, merece la pena hacer una escapada y visitarlo.

Posee el Museo de Yacimiento Arqueológico en el que adentra al visitante a los años de la Prehistoria con sus hallazgos. Además, son muy conocidos sus dólmenes. El Dolmen de la Pastora es el corredor más largo de toda la península Ibérica. Destaca también por su orientación astronómica al ocaso. Hecho que no es lo normal, pues todos están orientados al orto solar. Su diseño, sus dimensiones y los objetos que se han podido recuperar, lo convierten en un lugar sagrado especial.

El otro dolmen que se encuentra en la zona es el Dolmen de Matarrubilla. Este tholos es un largo corredor que termina en una cámara circular donde destaca un monolito de piedra grande que se ha interpretado como una pila o mesa de ofrendas. Se recomienda pedir cita para visitarlos en la Casa de la Cultura. Otros lugares para visitar son: la Parroquia de Nuestra Señora de la Estrella, la Ermita del Pilar, la Hacienda de Tilly y la Hacienda de Torrijos.

Romería de Torrijos
Todos los segundos domingos de octubre se celebra la tan famosa Romería de Torrijos a la que acuden no sólo los vecinos de Valencina, sino también de todos los alrededores. Esta romería tiene carácter religioso-folclórico y es una de las más antiguas de España. Lo que se hace es acompañar a Nuestra Señora de la Estrella Coronada, patrona de Valencina de la Concepción, a la Ermita de Torrijos, donde se encuentra el Santísimo Cristo de Torrijos, una impresionante talla de cristo atado a la columna. Dato importante de esta romería es que en el año 1998 fue declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

Del Álcor a Valencina de la Concepción.

Como curiosidad, cabe destacar que la Hacienda de Torrijos es una antigua fortaleza militar árabe con sus murallas y torres. Y según cuenta la leyenda que un 29 de septiembre del año 1600, día del Arcángel San Miguel, el capataz de la hacienda estaba buscando a una gallina cuando descubrió la imagen del Cristo de Torrijos en la muralla contigua a su capilla.
Aunque el día grande de esta romería es el domingo cuando es llevada la Virgen en carreta hacia la hacienda, el sábado de víspera y el lunes siguiente a la romería se realizan actividades paralelas a esta festividad. El municipio vive uno de sus días grandes, por ello engalana sus calles con placas ornamentales, ya que la ocasión así lo merece.