Decálogo de acciones para reducir la contaminación en las playas este verano

0
1

El verano ha dado comienzo y ya son muchas las personas que empiezan sus vacaciones en diferentes destinos de playa y costa. Por eso, es imprescindible recordar que hay que cuidar playas, mares y océanos evitando tirar cualquier residuo, tanto plástico como de otra índole.


Sin embargo, todavía se siguen vertiendo cantidades ingentes de residuos plásticos a mares y océanos. Tanto es así, que según WWF, entre 70.000 y 130.000 toneladas de microplásticos (fragmentos de tamaño menor que 5 mm) y entre 150.000 y 500.000 toneladas de macroplásticos (el equivalente a 66.000 camiones de la basura) acaban en el mar Mediterráneo y otros mares europeos cada año. Este es un dato que debe cambiar urgentemente.


Desde Gravity Wave, startup social y medioambiental que se dedica a la limpieza de plástico de mares y puertos gracias a la colaboración con marcas, ya han conseguido retirar 70.000 kilos de residuos plásticos del Mediterráneo. “Para poder concienciar tanto a empresas como particulares de los efectos negativos de verter plásticos al mar, queremos compartir un decálogo de acciones a llevar a cabo para reducir la contaminación en playas y costas este verano, para que todos y todas podamos disfrutar de unas playas limpias y sanas”, explica Amaia Rodríguez, cofundadora de Gravity Wave.

  1. No tirar residuos al mar ni dejarlos en la arena. Lo que llevamos a la playa, debe volver con nosotros o desecharse en los cubos de basura habilitados. Sobre todo, hay que tener especial cuidado con las latas de aluminio, los envases de vidrio o las bolsas y botellas de plástico. “Uno de los problemas de los plásticos es que los peces y animales marinos lo confunden con alimento y se lo comen. Su estómago no lo digiere y tampoco les permite ingerir otros alimentos, por lo que acaban muriendo por desnutrición”, detalla Amaia Rodríguez.
  2. No tirar colillas. Ensucian la costa y tardan entre 5 y 20 años en desaparecer de forma natural y un filtro puede contaminar hasta 3 litros de agua de mar. En el caso de fumar en la playa, lo más recomendable es llevar un cenicero o guardarlas en un envase para luego tirarlas convenientemente.
  3. Usar protectores solares biodegradables y llevar toallas de algodón orgánico. Existen bronceadores ecológicos como alternativa a los tradicionales con más químicos que son biodegradables y no perjudican a las especies marinas. Además, las toallas también deben estar confeccionadas con materiales naturales sin sintéticos, ya que es mucho más sostenible y menos contaminante. Las fibras de la ropa que dejan en la lavadora se acaban sedimentando en el mar y en la arena de la playa.
  4. No usar gel o champú en las duchas de la playa. Tu higiene personal puede esperar a llegar a casa y evitar hacerlo en las duchas públicas. El uso de gel o champú en playas es perjudicial porque los productos químicos que contienen se quedan en la arena y acaban llegando a mar y al ecosistema natural.
  5. No dejar comida o restos orgánicos. Estos residuos se descomponen y atraen moscas e insectos y, además, el calor hará que desprenda un olor desagradable que no es conveniente para nada. Cómo pueden contribuir también las empresas a la limpieza de playas y mares. No solo como particular se pueden llevar a cabo acciones en verano que contribuyan a la limpieza de playas, mares y océanos. También como empresa hay diferentes opciones que se pueden realizar y que ayudan considerablemente al medioambiente.
    Desde Gravity Wave trabajan junto a diferentes marcas en esta labor, por eso, detallan algunos ejemplos claros y prácticos:
  6. Limpieza de plástico del mar a nombre de las empresas. Esta acción en concreto aporta un gran potencial a las compañías. Llevando a cabo esta iniciativa, las empresas no solo destacan por su compromiso medioambiental, sino que generan concienciación e impactan significativamente en los consumidores. Un claro ejemplo de ello es Viña Esmeralda. Por cada botella, limpian 1 kg de plástico del mar, pretendiendo llegar hasta las 23 toneladas. Por otro lado, la marca de automóviles MINI, se ha comprometido a que por cada coche vendido limpiará 1 kg de plástico durante un año de compromiso.
  7. Compensación de huella de plástico. Además, también es posible compensar toda la huella de plástico que producen las empresas llevando a cabo iniciativas sostenibles. Un ejemplo de ello es la empresa Knoweats, un servicio de comida a domicilio que, gracias a su compromiso con Gravity Wave, limpian la misma cantidad de plástico del mar que la que genera con su actividad.
  8. Fabricación de muebles sostenibles hechos con redes fantasma del Mediterráneo. Reutilizar los plásticos y redes fantasmas encontradas en el mar es una clara expresión de reciclaje y sostenibilidad en si mismo. Una de las empresas que se ha sumado a este carro es Faberin, una compañía de escritorios de diseño elaborados con madera sostenible y, ahora, también con plástico del mar.
    Por otro lado, desde los organismos públicos también pueden sumarse al objetivo de Gravity Wave. Este es el caso del Ayuntamiento de Calpe, cuyas letras de la ciudad están hechas con materiales provenientes de plásticos del mar y que además impulsa a la concienciación de la ciudadanía y los turistas de la zona.