Cuando una chistera se tiñe de azul

0
552
Cuando una chistera se tiñe de azul.
Cuando una chistera se tiñe de azul.

Es impresionante cómo la sociedad se está volcando en conseguir que este proyecto salga adelante lo más pronto posible. La sensibilidad que despiertan los niños ha calado hondo y más cuando se trata de niños que sufren problemas de salud, que les impide realizar una vida normal y pasan muchos días encerrados en las frias paredes del hospital. La necesidad de que esto cambie es lo que ha llevado a la Fundación El Gancho Infantil ha poner remedio y emprender el proyecto La Azotea Azul.

En estos días, los medios de comunicación y las redes sociales se están llenando de chisteras, de pulseras azules. Los personajes populares de Sevilla están tomando conciencia y están difundiendo el mensaje.

La Azotea Azul será en breve, gracias al apoyo de los ciudadanos, de diversas entidades privadas, de colegios, asociaciones y hermandades de toda Sevilla una realidad. Se trata de hacer de la azotea del Hospital Infantil Virgen del Rocío un espacio abierto de juegos, una salida al mundo exterior donde los niños hospitalizados compartan buenos momentos con sus familiares y amigos. Para así hacerle menos dura su situación y tal como indican los propios expertos que el contar con ello haría que tuvieran una ayuda a su recuperación.

Esta parte de la azotea será un lugar mágico, lleno de color. Llevará a los niños al circo y es que ésta es la temática con la que se ha diseñado este espacio. Para ello, se ha contado con dos grandes estudios de arquitectura de Sevilla: Orfila 11 Arquitectos y Estudio JSDALP S.L.P. Ambos encargados de diseñar los 560m2. Un total de 6 zonas diferentes pero interrelacionadas en si. Por un lado estará la Gran Carpa Central donde se ubicará el escenario, bancos para la audiencia, camerinos para disfrazarse y un muro alzado para el cine. La zona de taquilla presidida por un estanque de agua y contará con un quiosco-taquilla cuyo techo tendrá forma de chistera para uso de los niños.

Otra zona es de merendero que se podrá usar para celebrar cumpleaños. En la zona de acrobacia se ubicarán los columpios. La zona de relax tendrá suelo de goma para poder realizar ejercicios de rehabilitación. Y por último, la sala sensorial donde los profesionales del centro podrán proporcionar estímulos sensoriales para aquellos niños que lo necesiten. La Azotea Azul será un jardín rodeado de vegetación, cristal o muro y pizarras para desarrollar juegos terapéuticos que ayuden a la pronta recuperación de los niños.

Cuando una chistera se tiñe de azul.

El pasado mes de abril se firmó el convenio de colaboración durante los próximos 5 años entre la Fundación El Gancho con su presidenta Marta Baturone y el Hospital Virgen del Rocío con su directora Nieves Carrasco, donde se recoge los objetivos para la construcción, así como su manteniento para los siguientes años. Según las estadísticas son 4.000 niños al año que ingresan en dicho hospital y son los que se van a beneficiar de ello.

Pero llevar a cabo este proyecto, tiene un coste elevado 425.000€ más IVA. Aunque ya Marta Baturone ha declarado para los medios que éste se va a reducir a 350.000€ gracias a donaciones tanto de materiales como de trabajo. En estos momentos se lleva recaudado más de 240.000€ y es que día a día son muchas las personas que colaboran desde comprando la pulsera azul por 1€, los comercios poniendo huchas en sus establecimientos, organizando diferentes actividades. Además se espera que esta cantidad aumente tras el verano porque tienen “mucho sembrado”, tal como nos comenta Marta Baturone.

Si estás leyendo estas líneas colabora con este proyecto que en definitiva es de todos. Puedes hacerlo con una simple donación (https://www. periodicoelgancho.com/haz-una-donacion/) En este enlace verás cómo hacerla. También se puede ayudar a su difusión en las redes sociales y siguiendo su página. Incluso ser voluntario de la fundación, que hasta septiembre el cupo está lleno. Colabora acudiendo a los diferentes eventos. Hagamos entre todos que este proyecto vea la luz lo más pronto posible. Hagámoslo por los niños, por nuestros niños. Ponte la chistera azul.

TATUAJES SOLIDARIOS
El tatuador Diego Fernández de DYL Tatto organizó el pasado 30 de junio un gran evento donde se llegaron a tatuar más de 1.100 personas. “Con este evento que he organizado he podido comprobar que hay personas muy solidarias y quiero agradecer a todas las personas que les pido que colaboren conmigo por estar ahí. Este lugar es necesario para que los niños no pasesn tanto tiempo encerrados en la habitación. Porque jugar cura” ha declarado Diego a PYMES Magazine. Más de 30 personas entre tatuadores y personal de apoyo estuvieron con él hasta altas horas de la madrugada, recaudando más de 10.000€

Tatuajes solidarios.
Tatuajes solidarios.

LOS PROFESIONALES VOLCADOS CON AZOTEA AZUL
Muchos son los profesionales del sector, sobre todo los pediatras, que están promoviendo este proyecto. Este es el caso del Dr. José María Carmona Ponce, que desde su blog Cuidar Mi Bebé invita a todos sus seguidores a colaborar con la Azotea Azul, relatando el beneficio que supone tener este espacio abierto donde los niños hospitalizados puedan jugar. Además hace hincapié de que jugar cura y cómo incide de manera positiva en la recuperación. Marta Baturone, presidenta de la Fundación El Gancho Infantil, nos comenta que “José María es un crack recaudando”, palabras textuales.

Dr. José María Carmona Ponce.
Dr. José María Carmona Ponce.