Constantina, paraje singular de la Sierra Norte sevillana por su patrimonio cultural

0
1819

Constantina es el municipio más poblado de la comarca de la Sierra Norte. Por sus tierras pasaron los celtas, los romanos y los musulmanes, dejando estos últimos un legado como el Castillo del cual se contempla la ciudad con unas vistas impresionantes y el barrio más antiguo, el de la Morería. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Uno de los municipios más singulares de la provincia de Sevilla es Constantina. Ubicado en gran parte en el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, es el más poblado de la comarca. Visitar Constantina es adentrarse en la naturaleza de sus senderos, en su patrimonio artístico y cultural, en sus fiestas, en su gastronomía y su historia. 

Resumiendo un poco la historia de Constantina, hay que remontarse a la época calcolítica, ya que se han hallado vestigios de esta época. También, se conoce que se produjo una ocupación Celta, pues se han hallado restos de esta etapa en el Cerro del Almendro. 

Siguiendo la cronología, el pueblo romano también tuvo presencia por estas tierras, la cual tuvo un gran desarrollo. Constantina se encontraba en la vía trazada entre Écija y Mérida. De este periodo es famoso su vino, Cocolubis.

Posteriormente, llegaron los musulmanes y fueron los primeros en crear un núcleo poblacional más compacto, el Barrio de la Morería, el cual aún perdura sus calles. 

Luego llegó la época cristiana. Como dato curioso es que Fernando III el Santo agregó a Constantina a la provincia de Córdoba. Se tuvo que esperar a un privilegio de Alfonso X el Sabio cuando vuelva Constantina al Reino de Sevilla como villa de realengo.

En la Edad Contemporánea sufrió la invasión del ejército francés, cuya ocupación se prolongó durante 2 años. A primeros del siglo XX, Alfonso XIII le otorgó el título de ciudad y el tratamiento de Excelencia. Es hasta mediados del SXX cuando Constantina vive su época de más esplendor económico, gracias a su agricultura, ganadería y varias fábricas. En la actualidad sólo perdura una fábrica de anisados. 

En cuanto a su patrimonio, cabe destacar que en junio de 2004 fue declarada Bien de Interés Cultural por su arquitectura popular. Y es que, sólo hay que recorrer sus calles para darse cuenta de su importancia. Calles como la popularmente conocida como “Las Cuestas” o el Barrio de la Morería cuyo trazado conserva el paso de los musulmanes por Constantina; la Parroquia de Santa Constanza y Santiago, ubicada en la zona norte del municipio. En cuanto al casco histórico, destacan las viviendas de estilo señorial en torno a un patio central, con fachadas neoclásicas y regionalistas.  Para contemplarlas, sólo hay que darse un paseo por las calles Padre Félix, Blas Infante, Llano del Sol, Plaza de España, entre otras. Incluso se puede ver las antiguas fábricas de anisados y bodegas familiares. 

Los edificios más característicos de Constantina y que forman su conjunto arquitectónico son:

La Iglesia Parroquial de Santa María de la Encarnación, ubicada en la Plaza Llano del Sol. De ella destaca tanto su torre de 6 cuerpos y de 50 metros de altura y de su fachada la Puerta del Perdón, cuya portada es de estilo Renacentista.

Si se quiere tener unas vistas impresionantes a la ciudad, hay que visitar el Castillo. Es de época musulmana y venía a reforzar la línea defensiva llamada cora de Firrish. Situado junto al Castillo se encuentra el monumento del Sagrado Corazón de Jesús, el cual muestra al Cristo bendiciendo a la población. 

En las afueras del pueblo se ubica las ruinas de la Ermita de Nuestra Señora de la Hiedra, a la cual se puede acceder por diferentes rutas como la del sendero del Chorrillo. 

Volviendo al pueblo en la Calle Mesones está la Iglesia de San Juan de Dios, antigua capilla del Hospital de la Caridad, cuya fachada data del SXVIII. Desde el año 2011 es la sede del a Hermandad de la Amargura, con su imagen del “Cristo del Aceite”, nombre que le viene dado porque un vecino lo escondió en una tinaja de aceite durante la Guerra Civil.  

Otros lugares a visitar son la Ermita de Nuestro Padre Jesús, la portada del Convento de Santa Clara, la antigua Iglesia de la Concepción, el Claustro del antiguo Convento del Tardón, la Ermita de Nuestra Señora del Robledo, los Pozos de las Nieves y la Hospedería-Monasterio Nuestra Señora de Los Ángeles “La Carlina”.

Pero Constantina también abarca un sin fin de fiestas populares como el carnaval; la Semana Santa siendo el Viernes Santo uno de los días más señalados por la procesión del Encuentro; las velás; la feria de finales del mes de agosto. 

 

 

Si hay una fiesta que los constantinences viven con devoción son las fiestas patronales en honor a su patrona la Virgen del Robledo. El primer sábado de agosto bajan la patrona al pueblo, a la cual se le rinde culto hasta el último sábado de septiembre que es cuando vuelve a su ermita y se celebra la romería en su honor. 

En cuanto a eventos deportivos que se celebran en la localidad, destacan la Carrera Popular Valle de la Osa y la subida en bici al Cerro Negrito. Pero si se opta por la práctica del senderismo, cuatro son las rutas que ofrece: Los Castañares, Molino del Corcho, Camino de la Jurdana y el sendero Cerro del Hierro.

Sin lugar a dudas que, estas tierras ofrecen al visitante un sinfín de alternativas que harán de su estancia en Constantina, un recuerdo inolvidable.