Consejos para una buena vuelta al cole y a la rutina

0
102
Colegio
Por Mª Ángeles Sánchez psicóloga infantil de Crecer Gabinete de Psicología Infanti

El mes de septiembre es sinónimo de la vuelta al colegio y a la rutina y después de unos meses de horarios relajados y de pocas obligaciones puede hacerse un poco cuesta arriba. 

Los dos últimos cursos, debido al coronavirus, han sido raros y diferentes pero tanto los niños y niñas como todo el personal docente y las familias han demostrado un gran poder de superación y adaptación a las circunstancias. 

En este nuevo curso escolar seguiremos con las mascarillas y con otras medidas de seguridad, que parece han venido para quedarse durante no se sabe cuánto tiempo, pero nuestros niños y niñas ya han demostrado ser más responsables que muchos adultos y lo han normalizado como parte de su vida.    

 Y aunque la vuelta al cole pueda hacerse cuesta arriba tanto para los niños y niñas como para l@s adult@s hay algunos sencillos consejos que pueden hacer que el regreso a la escuela durante las primeras semanas sea mucho más fácil.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para la mayoría de los niños y niñas la vuelta al cole es algo muy emocionante ya que supone volver a reencontrarse con sus amig@s y enfrentarse a los nuevos retos que supone el nuevo curso. 

Para los y las que comienzan el curso escolar por primera vez o lo hacen en un nuevo colegio es aconsejable que unos días antes de comenzar el curso, vayamos con él o ella a ver las instalaciones, que conozcan el camino que hay desde casa al centro y se familiaricen con él, de forma que el primer día de clase no sea todo totalmente desconocido para ell@s.  

En el caso de l@s más pequeñ@s el ingreso en la escuela infantil supone un cambio muy importante ya que “normalmente” es la primera vez que se separan de su familia, salen de su hogar para pasar a un espacio totalmente desconocido, con adultos desconocidos y con otros niñ@s.

Este paso es muy importante en la vida del niñ@, y aunque en algunos casos al principio la separación le resultará dolorosa, poco a poco lo irá asimilando, y gracias a esta separación se incrementará su autonomía personal y su grado de socialización. Además de ser un paso necesario para aprender que los cambios no tienen por qué ser malos.

Es posible que durante este periodo puedan aparecer en el niñ@ conductas de rechazo que son manifestaciones normales de este periodo ya que cada niñ@ tiene un ritmo de adaptación que hay que respetar.

Algunos consejos que os ayudarán a que la vuelta a la rutina sea más llevadera son: 

•Retoma la rutina y los nuevos horarios de manera gradual. 

El verano normalmente significa horas de acostarse más tarde y en general un ritmo desigual y más lento. Al menos una semana antes de que comience el cole establece una hora de acostarse y levantarse más temprano, con el fin de que tu hij@ pueda volver a acostumbrarse a levantarse, desayunar, vestirse y salir hacia el cole cumpliendo un horario y sin prisas. Como ya sabrás l@s niñ@s a menudo se sienten más cómod@s con las rutinas, y un poco de práctica facilitará el primer día de cole a tod@s.

Si estamos fuera de casa disfrutando de las vacaciones, una buena opción es regresar unos días antes de que comience el colegio para que tengan tiempo de adaptarse y no les cueste tanto volver a la rutina cuando comience el ciclo lectivo.  

•Reajusta horarios y espacios. 

Un descanso adecuado es muy importante para que tu hij@ pueda rendir de manera adecuada por lo que es imprescindible establecer una rutina regular a la hora de dormir y de levantarse para evitar las prisas y que tengamos tiempo suficiente y de esta manera evitar empezar la mañana con enfados y discusiones.   

También es recomendable establecer un lugar concreto donde tu hij@ pueda estudiar y hacer sus tareas y en un período de tiempo determinado. Para que el trabajo sea más efectivo asegúrate de que tu hij@ dispone o puede encontrar fácilmente todas las cosas y materiales que necesita sin distraerse demasiado y elimina todas las distracciones, especialmente mantén las tecnologías fuera del alcance de tu hij@ y establece límites claros sobre el uso de las redes sociales, descartándolas de los momentos de estudio. Y respecto a la duración de las tareas establece un horario para evitar que se eternicen. 

•Preparar junt@s el material escolar.  

Es una manera de involucrar a tu hij@ en los preparativos de la vuelta al cole. Podéis ir a comprar el nuevo material escolar que van a necesitar, elegir la mochila que más le gusta, forrar juntos los libros, etc. Esta es una forma de que vayan tomando contacto con esta nueva etapa que está a punto de comenzar.

•Comenzar el día desayunando junt@s sin prisas. 

Que mejor idea que desayunar tod@s junt@s y sin prisas antes de ir al colegio. El desayuno es la comida más importante del día y fundamental para que tu hij@ pueda afrontar la jornada escolar con energía. Para que sea más fácil podéis dejar la mesa preparada para el desayuno la noche anterior con lo que será suficiente con levantarse unos minutos antes para sentarse todos alrededor de la mesa y disfrutar del primer momento del día.

•Dosis extra de paciencia.  

Es posible que los primeros días de clase sean complicados por lo que durante unas semanas tendremos que ser un poco más tolerantes y pacientes de lo habitual. 

En resumen, es importante ponernos en el lugar de nuestr@ hij@ e interesarnos por cómo están viviendo esos primeros días de clase ya que si desde el principio nos involucramos en su aprendizaje estaremos consiguiendo que se sientan más motivados y con más ganas de aprender.