¿Conoces las novedades del IVA en los Ecommerce a partir de julio?

0
258
Por Alberto Muñoz Cantos. Experto Tributario y Mercantil en MC&A ASESORES www.mcaasesores.com

Con la publicación del Real Decreto-ley 7/2021, de 27 de abril, de transposición de distintas Directivas de la Unión Europea, se han introducido entre otras modificaciones, cambios importantes en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), especialmente en el tratamiento de las ventas a distancia de bienes, aplicables a partir del 1 de julio de 2021.

Consideramos partir de la existencia en el Impuesto sobre el Valor Añadido de dos regímenes diferenciados.

Régimen aplicable a los servicios de telecomunicaciones, de radiodifusión y de televisión, y servicios prestados por vía electrónica (alojamiento de sitios web y de páginas web, mantenimiento a distancia de programas y de equipos, acceso o descarga de programas, suministro de imágenes, acceso o descarga de música, enseñanza a distancia; en adelante TRE) 

Se estableció como regla general que la localización de estas prestaciones de servicios era la sede del destinatario. 

Esta regla de localización obliga al empresario o profesional prestador de estos servicios, a tener que cumplir con sus obligaciones en materia de IVA en Estados miembros distintos al de su establecimiento.

Tratándose de estos servicios TRE destinados a particulares, el prestador para cumplir con sus obligaciones de IVA presenta dos posibilidades:

Gestionar un alta individual en cada país en el que opera, en base a la regla del destinatario de la operación.

Incluirse en el régimen especial “Mini Ventanilla Única” o “Mini One-Stop Shop” (MOSS). Este régimen obliga al sujeto pasivo a presentar el Modelo 368, a través del cual debe ingresar el IVA de las operaciones de este tipo realizadas con clientes particulares comunitarios (que no son empresarios o profesionales) y que residen en otros países miembros de la Unión Europea. 

¿Qué ventajas tienes este régimen?

Permite al sujeto pasivo registrarse a efectos de IVA electrónicamente en un solo Estado miembro para todos los servicios TRE realizados a clientes ubicados en cualquiera de los otros Estados miembros;

Presentar una única declaración del IVA electrónica en el Estado miembro de identificación (origen) y liquidar en un único pago el IVA devengado.

Con objeto de reducir esta carga y fruto de la transposición de una Directiva europea, a partir del ejercicio 2018 se estableció un umbral de tributación de 10.000 euros anuales que, de no ser rebasado, implica que estas prestaciones de servicios seguirán sujetas al IVA del Estado miembro de origen. La normativa obliga a tener en cuenta este umbral respecto al total de prestaciones de servicios (sin incluir IVA) del ejercicio precedente, así como en lo que respecta al ejercicio corriente. 

Régimen especial de Ventas a distancia

Hasta la entrada en vigor de las modificaciones previstas en el Real Decreto-ley 7/2021, cada Estado miembro tenía establecido un umbral (IVA excluido) respecto a las ventas a distancia a particulares desde otro Estado miembro, de manera que una vez superado aquél, el sujeto pasivo debía registrarse a efectos de IVA en lugar de establecimiento del destinatario/consumidor y presentar la correspondiente declaración.

Teniendo en cuenta el carácter armonizador de la normativa europea, se ha decidido unificar este umbral, fijándolo en la cantidad de 10.000 euros (IVA excluido), en equiparación a la prestación de servicios TRE, debiendo tener en cuenta el sujeto pasivo el volumen conjunto de estas dos operaciones (servicios TRE y ventas a distancia) para concretar si se ha superado o no el umbral. 

Para los supuestos en los que se supere el umbral mencionado o sea el empresario o profesional el que se incluya de forma voluntaria en este régimen especial, se encuentra prevista una de las novedades principales de esta nueva normativa como es la ampliación del sistema de “ventanilla Única” al resto de servicios prestados a particulares que tributen en destino y a las ventas a distancia de bienes, para facilitar la gestión, el control y la recaudación del IVA del comercio electrónico. A partir de ahora el contribuyente podrá realizar la presentación de una única declaración-liquidación a los efectos de ingresar el IVA devengado en cada país por todas sus operaciones efectuadas en la comunidad. Asimismo, el sujeto pasivo estará obligado a mantener durante diez años un registro de todas las operaciones.

Como consecuencia de todo lo anterior, se establecen tres diferentes regímenes especiales dentro del sistema de ventanilla única:

Régimen exterior de la Unión

A través de este régimen serán declarados en la ventanilla única los servicios prestados por empresarios o profesionales no establecidos en la comunidad a particulares.

Régimen de la Unión

En este régimen podemos encontrar tres tipos de operaciones:

Las prestaciones de servicios intracomunitarias a particulares cuando el prestador está establecido en un país comunitario distinto al de consumo.

Las ventas a distancia de bienes dentro de la comunidad a particulares comunitarios.

Las ventas a distancia de bienes ya almacenados en la Unión Europea, realizadas por proveedores no establecidos en la comunidad a favor de particulares comunitarios, a través de la utilización de mercados, plataformas (Marketplace) o portales. En estos casos, la gestión y la liquidación del impuesto se traslada a los titulares de los marketplaces.

Régimen de Importación

Hace referencia a las ventas a distancia de bienes importados a la Unión desde terceros países, siempre que el valor unitario del bien sea inferior a 150€. Si estas ventas son realizadas por el vendedor a través de plataformas electrónicas se considerará que las mismas han recibido y entregado los bienes y, por lo tanto, serán las responsables de recaudar e ingresar el IVA de las ventas realizadas.

La explosión del comercio electrónico ha obligado a la Unión Europea a establecer medidas de flexibilización y control sobre estas operaciones, a través de regulaciones complejas y adaptadas al nuevo “boom electrónico”, intensificado también por la crisis sanitaria en la que vivimos. Todas estas circunstancias hacen extremadamente necesario que las empresas y empresari@s cuenten con la ayuda de asesores en la materia.