Competencias de un Agente de Igualdad. Parte 2

0
120
Por Guillem Pedragosa Acosta, Director General de Grupo SGP y CEO Igualia

En cuanto a las competencias básicas que se le exige a un Agente de Igualdad, hay que decir que debemos de diferenciar entre conocimientos y habilidades o competencias, además de actitudes.

Evidentemente debe de tener conocimientos de:

– Género e Igualdad de Oportunidades

– Políticas de Igualdad de oportunidades mundiales, europeas y españolas, así como las autonómicas y locales.

– Estrategias de actuación: un enfoque integrado de género como nueva metodología de trabajo

– Conocer instituciones, organizaciones, entidades públicas y asociaciones de atención a la igualdad de oportunidades relacionadas con su ámbito de trabajo.

En cuanto a sus habilidades y competencias, destacamos:

– Competencia técnica y metodológica.

– Capacidad de análisis y diagnóstico de la realidad de la organización desde la perspectiva de género. Es positiva.

– Diseñar, implantar y evaluar planes de igualdad y acción coordinando todo y a todos en la organización.

– Ofrecer asesoramiento y apoyo técnico en materia de igualdad.

– Animar y promover campañas y acciones de sensibilización.

– Cooordinar centros y programas, servicios y recursos destinados a la atención de la mujer.

– Realizar actividades de formación.

– Diseñar materiales informativos de promoción de la igualdad de género.

Como competencia personal y social en la interacción de personas, un/a agente de igualdad:

– Tener una alta dosis de empatía y comunicación.

– Capacidad para la negociación y conciliación.

– Trabajo en equipo y dinámica de grupos.

– Capacidad de decisión y coordinación.

– Debe de tener una clara actitud de sensibilización, compromiso y convicción con la igualdad de oportunidades.

– También de responsabilidad, control y estabilidad e iniciativa emprendedora y creatividad.

Estos son en general los criterios que se solicitan en la mayoría de las convocatorias oficiales para cubrir plaza de Agente de Igualdad, convocatorias que cada vez son más frecuentes, ya que no hay que olvidar que la Ley de Igualdad de Oportunidades 3/2007 también la tienen que cumplir todos los organismos y empresas del sector público.

También empiezan a solicitar esta figura ONGs, Fundaciones, medios de comunicación, Universidades, sociedades de desarrollo, centros de formación, información y promoción laboral, además de asociaciones y agrupaciones sociales, culturales y profesionales.