Cómo se prepara Sevilla para sus fiestas de primavera

El cartel de las Fiestas de la Primavera 2019 es una obra de Isabel Sola donde representa una alegoría completa de la ciudad: Semana Santa, Feria y la temporada taurina

0
82

Las Fiestas Primaverales de Sevilla son el principal atractivo turístico de la ciudad. Sevilla en primavera se convierte en una ciudad más mágica, si es posible. La capital alberga dos de las celebraciones más importantes: la Semana santa y la Feria de Abril. Dos fiestas tan diferentes pero tan deseadas al mismo tiempo. Cada una con un sentido diferente pero ambas unidas por la tradición.

Cada vez es más evidente que Sevilla es una ciudad de reclamo turístico. Los últimos eventos que se han celebrado en la ciudad como la Gala de los Premios Goya lo confirman. Además, el próximo mes de marzo Sevilla acogerá la Cumbre Mundial World Travel y Turismo. Un nuevo reclamo para la ciudad.

Pero, sin lugar a dudas, las fiestas de Primavera son el principal foco turístico. La Asociación de Hoteles de Sevilla prevé que esta primavera va a tener un alto número de ocupación, pues al caer la Semana Santa en el mes de abril (Temporada Especial) hace
que haya mayor número de reservas. Se estima que la ocupación supere el 80% y llegue al lleno desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección. Lo mismo sucede con la semana de Feria. Aunque el que haga buen tiempo va a hacer que aumenten las
reservas de última hora.

Bien es cierto que muchos sevillanos viven la Semana Santa durante todo el año, pero es al comienzo de la cuaresma cuando se aceleran los preparativos y se agitan los corazones. Cada hermandad se organiza de manera independiente para preparar sus enseres y su estación de penitencia. Es fundamental la organización del equipo que llevará a cabo la elección de costaleros y bandas de música.

Todo comienza con la “igualá” que realiza cada hermandad con su capataz para elegir a sus costaleros. Cada persona se colocará en función de su altura, de ahí el nombre “igualá”. Una vez elegida la cuadrilla se procede a los ensayos que normalmente suelen ser por la tarde-noche. Según el número de costaleros que se incorporen nuevos habrá más o menos ensayos. Este proceso es primordial para que la cofradía realice su estación de penitencia de manera organizada y acorde a sus reglas.

La Junta de Gobierno es la encargada de dirigir a la Hermandad. Sus funciones son diversas, desde la asignación y reparto de papeletas de sitio, la elección de las bandas de música, de flores y cirios hasta el montaje de los pasos. Los priostes se encargarán de decorar el altar, el paso… Algunos hermanos se reúnen con ellos para ayudar al montaje y organización de la cofradía. También se encargan de la limpieza de la candelería, sobre todo en vísperas de la fiesta.

El montaje de los palcos indica el comienzo de la semana santa para muchos. Aproximadamente un mes antes de esta fiesta, se procede a montar la infraestructura que dará lugar a la carrera oficial por la que cada hermandad hará su estación de penitencia. Esta emblemática zona supone el inicio de una de las principales fiestas sevillanas.

La Semana Santa ofrece muchas opciones que atrae al turismo. Es una mezcla de tradición, sentimiento, espectáculo, arte y gastronomía. Y es que no nos podemos olvidar de los dulces típicos de esta fiesta que aportan un beneficio importante a cafeterías y pastelerías de toda la ciudad. Sin lugar a dudas, las torrijas son el plato estrella de esta época. Ya sean de miel o de azúcar es el plato que más veremos en las terrazas,  locales y hogares de la ciudad.

Los penitentes tienen que conseguir su túnica para poder salir de nazareno. Para ello muchos eligen tiendas especializadas que cuentan con el equipamiento necesario para su hermandad como Persianas Alfalfa que ofrece una gran variedad de cinturones de esparto, desarrollados de manera tradicional y manual. Los preparativos para obtener los elementos necesarios para salir de nazareno o costalero suelen comenzar a final de año o principio del nuevo. También son muchas las mujeres que deciden vestir de mantilla el jueves o viernes santo. Esto también implica reunir la indumentaria y complementos necesarios para esta tradición.

Son muchos los aficionados a esta fiesta que la disfrutan durante todo el año, ya que realmente se organizan diferentes planes previos a esta semana. Por ejemplo, los templos  abren para organizar besamanos y besapiés. También los ensayos de las bandas de música requieren mucha preparación para consolidar al grupo y unificarlo al trabajo de los costaleros y el capataz. La ciudad lleva meses esperando y preparándose para esta fiesta. Igualmente las hermandades esperan con fervor el día grande, es decir, el día de la estación de penitencia.

Además, muchas hermandades realizan actividades paralelas como tómbolas, almuerzos o excursiones para recaudar fondos benéficos. Estas actividades se llevan a cabo durante todo el año y suponen una importante ayuda económica para muchas personas con pocos recursos.

Una de las características de las fiestas de primavera de Sevilla es la capacidad de aunar lo sagrado y lo profano. Y es que en sólo unas semanas la ciudad cambia y muestra un registro totalmente diferente pasando del misticismo a la alegría de la Feria de Abril, la otra fiesta por excelencia de Sevilla. Esta otra fiesta comienza el sábado con el famoso alumbrado de la ciudad y su “pescaíto”. Esa noche da paso a una semana de fiesta, alegría y diversión. La ciudad cambia el olor a incienso, los capirotes y las mantillas por los trajes de flamenca, la manzanilla y los farolillos.

Pero al igual que en Semana Santa sin los preparativos necesarios sería impensable que estas fiestas se celebrasen. Por ello para llevar a cabo esta celebración son necesarios meses de trabajo en los que multitud de personas levantan una ciudad desde cero para esta celebración. Donde muchos sevillanos transportan su casa al real de la feria.

El montaje de la feria suele comenzar en noviembre o diciembre con la implantación del primer tubo de la portada. Sin embargo, las casetas no se empiezan a montar hasta marzo aproximadamente. Tanto el montaje como el desmontaje de la feria suponen una inyección brutal para la economía sevillana. De hecho, esta semana de festejos genera hasta el 3% del PIB de la capital.

La moda flamenca es otro apartado esencial en esta fiesta. Son muchos los diseñadores como Pilar Vera o Alonso Cózar, tiendas y empresarios que se preparan durante todo el año para este acontecimiento. También hay muchas mujeres que se dedican a confeccionar trajes y mantones para estas fechas. Esto supone un significativo aporte económico en sus familias. A principios de año se suele comprar las telas y adornos para elaborar los trajes de flamenca. Son muchas las personas que han aprendido generacionalmente el arte de confeccionar estos trajes y mantones y lo enseñan de generación en generación.

En definitiva las Fiestas de Primavera aportan un impulso económico fundamental a Sevilla, sin embargo no sería posible sin el esfuerzo de muchas personas que se dedican casi todo el año a la organización de estas celebraciones. El trabajo previo que requiere este tipo de eventos es brutal. Por ello se ha generado una autentica industria alrededor de las Fiestas Primaverales de Sevilla que ayuda a subsistir a muchas familias y permite el emprendimiento y desarrollo de muchos empresarios y empresarias.