Cómo preparar tú vehículo antes y después de las vacaciones

0
1

Preparar tú vehículo antes de salir de vacaciones es importante para que el viaje vaya bien y sin sorpresas que hagan retrasar el inicio del esperado viaje. Por ello es importante seguir una serie de consejos.

Empiezan las vacaciones y con ellas los desplazamientos en carreteras. Para que el viaje llegue a buen fin y sin percances inesperados, es importante seguir una serie de consejos que Rafael Masero, de Masterauto, nos da.

En primer lugar, es recomendable llevar el coche al taller mínimo una semana antes de iniciar el viaje para evitar sorpresas y retrasos que puedan repercutir en el día de salida de las vacaciones. Es importante preguntarle al técnico si el vehículo está preparado para realizar determinados kilómetros de ida y de vuelta. Lo ideal es solicitar un informe de lo que se ha revisado y en qué estado se encuentra.

En cuanto a puntos importantes que revisar para hacer un viaje con confianza, Rafael Masero aconseja:

-Revisar la iluminación. El reglaje de altura de faro si procede y posibles malos contactos.

-En cuanto a la batería, comprobar si las bornas están sulfatadas, ya que esto puede ser un síntoma de que la batería esté defectuosa.

-Revisar el sistema de carga (Alternador)para ver si es eficaz con todos los consumidores conectados.

-Comprobar el estado del lavaparabrisas y ver que las escobillas limpiaparabrisas barran bien.

-En cuanto al sistema de refrigeración verificar el nivel máximo en el bote expansor, ver si el color es correcto o por lo contrario esta oxidado (agua marrón). Esto puede provocar un sobrecalentamiento por lo que habría que limpiar el circuito en servicio especializado para evitar averías futuras.

-Verificar los paneles de los radiadores. En el caso de que estén sucios puede provocar un sobrecalentamiento del motor, en este caso se puede limpiar fácilmente con la manguera de agua que hay en los lavados a mano,

-En cuanto al sistema de freno, habría que verificar el grado de humedad del líquido de freno, el cual se debe limpiar y sustituir cada 2 años ya que este líquido absorbe la humedad del aire y termina descomponiéndose provocando averías futuras y pudiendo provocar accidentes mortales. También hay que revisar el grueso de las pastillas de freno, el desgaste de los discos y posibles pérdidas de líquido de freno.

-Los neumáticos son un punto muy importante a revisar. Se debería controlar el desgaste uniforme (girando la dirección se puede apreciar si el neumático esta más gastado por una zona que por otra), la alineación y también la presión del neumático de repuesto si el modelo lo lleva. En referente a los neumáticos, la profundidad de desgaste es de 1.6mm, tiene un indicador de desgaste que nos sirve de guía para comprobar el 1.6 mm máximo de desgaste. Otro aspecto importante es comprobar el estado de envejecimiento del neumático ya que hay que recordar que el neumático es un artículo perecedero ya que pierde propiedades con el tiempo, aunque no se use, es importante verificar los 4 dígitos del flanco del neumático que indica la semana y el año de fabricación.

-Las correas auxiliares se deben controlar sin están cristalizadas o cuarteadas.

-Por último, realizar una puesta a punto de niveles y un test de amortiguadores.

Con estos puntos Rafael de Master-Auto, garantiza un viaje sin sorpresas desagradable, y recuerda que “cuidar de tu coche es cuidar de los tuyos”.

A la vuelta de las vacaciones es importante no descuidar el vehículo. Tras un trayecto largo y continuo, además de lavarlo, hay que revisar que todo esté bien. Hay que comprobar las presiones de los neumáticos, en el trayecto pueden haber perdido presión. También hay que revisar el estado del neumático, por si hubiera algún corte, el típico “tomate” o alguna deformidad en la banda de rodadura. 

En segundo lugar, habría que revisar las luces, ver si hay alguna fundida o algún mal contacto cuando actúan varias luces a la vez. 

Lo siguiente sería verificar visualmente los niveles y siempre comprobarlos con el motor en frío. Los niveles más comunes son el de refrigeración, (nunca echar agua del grifo porque tenderá a oxidarse provocando la electrolisis) y el nivel de líquido de freno que si está bajo hay que llevarlo al taller para que verifiquen las causas. Los dos motivos que ocasionan un nivel bajo de líquido d07e freno son que las pastillas de freno delantera o trasera estén gastadas, o la fuga del circuito hidráulico, hay que comprobar si se detecta alguna mancha de líquido por todo el sistema. Otro problema suele ser que el líquido de freno se esté descomponiendo, esto se comprueba observando el color, si está ennegrecido es síntoma de descomposición y sería peligroso seguir con el líquido en ese estado. En cualquier caso, hay que limpiar el circuito de freno cada 2 años.

Otro punto importante es el nivel de aceite del motor. Teniendo en cuenta siempre que debemos saber el tipo exacto que utiliza nuestro vehículo, para que no tengamos problemas a la hora de mezclar dos aceites diferentes.

La batería también es uno de los puntos a revisar. Casi todas la que hay actualmente en el mercado están precintadas, las que no, se pueden verificar quitando los tapones de las diferentes placas y poner el nivel a punto con agua destilada. Otra parte a revisar de la batería son las bornas. 

Cualquier conductor puede revisar estos puntos, pero hay cosas más exigentes que deben verse en el taller y así tener un informe completo del estado actual del vehículo.