Cómo mejorar los resultados de la empresa a través del equipo

0
119
Por Fco. Javier Gutiérrez, Director LMI Spain Desarrollando personas, líderes y organizaciones a su máximo potencial

No importa lo ambicioso, dotado o autodisciplinado que seas, en un momento dado se hace necesario involucrar a otras personas para lograr resultados y lograr un rendimiento óptimo. El empoderamiento es el medio para lograr estas metas. El empoderamiento es la creación de un clima motivador que libera el poder, los recursos y la responsabilidad a cada miembro del equipo para fomentar el que se involucren y se comprometan al máximo, con el fin de obtener, los resultados deseados. El empoderamiento amplía la productividad más allá de las técnicas organizativas y conocimientos de una persona; es el arte de capacitar a los demás para que participen.

El empoderamiento es un elemento esencial en las relaciones humanas interdependientes de forma ganar-ganar, sin tener en cuenta tu posición o tus responsabilidades. Permite a los demás tomar más decisiones, y así ellos se comprometen más en cualquier trabajo en equipo. Concede un sentido de propiedad a los demás, y ellos se involucrarán en tu visión y plan de acción. Esto es cierto en las ventas, la educación, el servicio al cliente, la dirección, la fabricación y en cualquier otro campo. El empoderamiento permite avanzar a todo aquel que busca la productividad, tanto personal como profesional.

Debido a que es la esencia de un verdadero liderazgo e influencia, el empoderamiento logra resultados y progreso a través del compromiso y la implicación de los demás. Anteriormente, sólo se permitía a los líderes controlar el flujo de información y la toma de decisiones, atribuyéndoseles todo el mérito por los resultados. Sin embargo, hoy en día está ampliamente reconocido que todos los miembros del equipo puedan hacer contribuciones valiosas y compartir tanto el mérito como la responsabilidad de los resultados. Empodere a aquellos que estén en la mejor posición de actuar, dándoles el rumbo, los conocimientos y la autoridad que necesiten. Si se maneja correctamente, el empoderamiento multiplica tus esfuerzos además de tu visión y tus metas. Comunica a los miembros de tu equipo el respeto que les tienes, delegando en ellos parte de tu tradicional autoridad y poder.

Existen muchos modelos y formas de empoderar: mediante equipos de trabajo autodirigidos, pidiendo ideas, rotando el liderazgo de las reuniones, delegando responsabilidades de formación, estableciendo políticas de horarios flexibles, realizando formación cruzada y otros métodos que fomenten la participación. Reconoce los conocimientos de todos los miembros de tu equipo y despierta su creatividad. En la información cultural tan diversa y globalizada de hoy en día, el control de arriba hacia abajo autocrático está obsoleto; el respeto mutuo, una razonable delegación de autoridad y el compromiso mutuo con las metas de la organización son los auténticos sellos de una organización eficaz.

Proporciona a los empleados la responsabilidad de adaptarse, responder y beneficiarse de las oportunidades de crecimiento dentro de la empresa. La experimentación y la innovación tienen que suceder con regularidad, para mantenerse al día en un mundo caracterizado por los cambios en la información y en la tecnología. Los clientes piden, cada vez más, un servicio instantáneo, una calidad sin fallos y precios bajos. Para atender estas peticiones, forma a los miembros del equipo en algo más que sólo procedimientos; ayúdales a comprender el espíritu y la misión de su trabajo. Incluso los empleados temporales necesitan información y formación para funcionar como miembros dinámicos y autónomos del equipo.

Una vez que las personas experimentan la satisfacción que da el empoderamiento y el compromiso, están ansiosas por adaptarse y utilizar plenamente su potencial. Ellos reconocen la cantidad de beneficios personales que obtienen con los éxitos de la organización y su responsabilidad y eficacia aumentan a través del empoderamiento.