¿Cómo internacionalizar tu empresa?

0
419
Por Mª Encarnación Ortega Escudero, abogada socia de RuaCals Abogados.
Por Mª Encarnación Ortega Escudero, abogada socia de RuaCals Abogados.

Las razones que pueden llevar a una empresa a querer internacionalizarse son muy diversas, expandir el negocio a otros países puede llegar a tener múltiples ventajas, entre ellas y sobre todo, incrementar las ventas y el beneficio. Tales son las ventajas de abrir nuestra organización a otros países que incluso algunas empresas ya nacen con el único objetivo de exportar.

En España muchas empresas se resisten a dar el paso de la internacionalización frenados por la dificultad aparente que tiene adentrarse en la comercialización de sus productos fuera de nuestras fronteras.

Nuestra recomendación, en primer lugar es que o bien desde dentro de la empresa o bien contratando un servicio externo, o con una combinación de ambos, se haga un estudio que permita establecer si la empresa reúne las condiciones necesarias para poder salir a vender al exterior, sería muy enriquecedor aplicar por ejemplo, un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) mediante el cual se obtendría información muy necesaria sobre la empresa que nos va a permitir saber exactamente cuáles son las condiciones de la misma, de que dispone y de que adolece y si podría afrontar una salida al exterior.

Es importante también que la empresa tenga fijado el motivo u objetivo de porqué quiere salir al exterior, si es para crecer y así aumentar su producción, si es para colocar sus excedentes de producción, si es para obtener más beneficio por sus productos que el que se obtiene comercializándolos en el país de origen, entre otros.

Una vez determinados todos estos extremos hay que decidir a qué mercados o a qué países se quiere exportar y hacer un estudio sobre los mismos y sus condiciones, enfocado principalmente a descubrir cuáles son las barreras a la importación establecidas por esos países y cuáles son los riesgos a los que nos exponemos.

El siguiente paso sería escoger la estrategia comercial que seguirá y los canales de venta que se utilizarán para lograr nuestro objetivo que es que nuestro producto se venda en el país elegido.

Aunque la decisión de internacionalizar una empresa  pueda parecer complicada, con un buen asesoramiento, el proceso de internalización minimiza la complejidad y los riesgos que corre la organización y las ventajas y beneficios que se pueden obtener hacen que merezca la pena el esfuerzo.