Claves para ser una pyme más sostenible

0
225
Por Xavier Capellades, 
CEO de Nomo

La sostenibilidad es ya una responsabilidad de todos los agentes sociales. Consumidores, trabajadores, proveedores, colaboradores y Administraciones exigen de forma clara que las empresas integren la sostenibilidad de forma global en su cultura corporativa lo más pronto posible.

Las pymes suponen más del 90% del tejido empresarial español, por lo que la adopción de pequeños cambios de forma transversal en estas compañías puede suponer un impacto global. Además, impulsar la sostenibilidad es clave para garantizar su futuro, atraer a nuevos clientes y fidelizar a los ya existentes.

Un primer paso fundamental es reducir la huella ecológica de cualquier compañía. Por ejemplo, con el uso de herramientas digitales como nuestra plataforma Nomo, para gestionar de forma online el negocio, la contabilidad y la fiscalidad de la empresa, se evita imprimir grandes cantidades de documentos, sin necesidad de desplazamientos y reduciendo así las emisiones de CO2 derivadas de tu actividad. 

Pero ser una pyme sostenible no es solamente reducir el impacto sobre el medio ambiente, sino generar un impacto positivo en los trabajadores, el entorno social, natural, cultural y económico de la compañía y el planeta. Con el objetivo de ayudar a las pymes a ser más sostenibles con acciones concretas, en Nomo hemos lanzado una nueva guía práctica “¿Cómo ser una pyme sostenible? Todas las claves para aplicar en tu empresa”. 

Con esta guía, desde Nomo explicamos de forma clara y sencilla qué es la sostenibilidad y qué ámbitos abarca, y ofrecemos a las pymes 8 consejos sencillos para incorporar la sostenibilidad en su día a día:

1.Priorizar la eficiencia energética en todas las operaciones: optimizar el consumo de recursos de la compañía para reducir su impacto en el medio ambiente. Para hacerlo, es importante que la pyme analice qué tipos de materiales utiliza, el sistema de transporte, la climatización de la oficina, el sistema de reciclaje, etcétera. 

2.Diseñar productos basados en la economía circular: integrar ya desde el diseño de productos y servicios materiales sostenibles y respetuosos, por ejemplo reciclados o biodegradables, para desarrollar bienes que tengan un impacto reducido en el medio ambiente.

3.Trabajar con proveedores sostenibles: Garantizar una cadena de producción sostenible trabajando con proveedores que también incorporan la sostenibilidad en su día a día. 

4.Capacitar y emplear a miembros de la comunidad local: trabajar con productores, proveedores y empresas del área de influencia inmediata de la empresa es una decisión en pro de la sostenibilidad, ya que es una forma de generar impacto positivo en la comunidad local a nivel económico, social y medio ambiental. 

5.Programas de formación continua: Diseñar programas de formación específica para el equipo para actualizar conocimientos y obtener nuevas habilidades. Los programas de formación incrementan la satisfacción del equipo y la retención de talento. 

6.Políticas de tolerancia cero hacia la violencia, acoso laboral o discriminación: garantizar y promover la inclusión, la igualdad, la tolerancia y el respeto a la diversidad y erradicar de raíz cualqueir tipo de falta de respeto, violencia, acoso o discriminación. Es fundamental crear mecanismos eficientes de detección de actitudes incorrectas para actuar con contundencia lo más pronto posible.  

7.Fomento de hábitos saludables en el equipo: fomentar la salud física y emocional del equipo para contar con trabajadores más activos, sanos, contentos y con mayor motivación. La promoción de hábitos saludables reduce también la tasa de bajas laborales. 

8.Transparencia: Comunicar de forma activa y transparente las acciones y políticas de sostenibilidad con el objetivo de motivar y dar ejemplo al equipo. Es importante no exagerar ni presumir en exceso, ya que el efecto puede ser el contrario. 

En Nomo creemos que incorporar la sostenibilidad en la cultura corporativa no requiere de grandes presupuestos, sino de establecer un compromiso firme y tenerla en cuenta en todas las decisiones de la organización.