Chromebooks: algo más que movilidad

0
233
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

Los Chromebooks, después de varios años en el mercado, parecen haber conseguido alcanzar la madurez suficiente, para comenzar a ser una opción más dentro del mercado de consumo; gracias principalmente, a la utilización de la nube como plataforma para la ejecución de aplicaciones y almacenamiento de datos, lo que ha permitido que el hardware de los equipos informáticos sea cada vez menos relevante. 

Para los lectores neófitos en este tipo de dispositivos, diremos que los Chromebooks son “portátiles” ligeros y económicos, cuyo sistema operativo y funcionalidades se encuentra fundamentado por el sistema de Google Chrome (nada que ver con los sistemas Windows convencionales). Gracias a esto, su operativa reside en una pestaña de Chrome, lo que permite una carga baja del sistema, un arranque ultrarrápido y un rendimiento más que aceptable, a pesar de contar habitualmente, con un hardware con muy pocos recursos.

Hasta ahora, y dadas sus características, este tipo de dispositivos se habían consolidado entre usuarios con unas necesidades muy concretas, como pueden ser los sectores de la educación o el entorno empresarial como herramientas específicas para trabajar con aplicaciones cloud; como pueden ser la suite ofimática de Google entre otras, pero con el paso de los años, las Chrome Web Store ha ido añadiendo extensiones y web apps de diferente índole hasta rondar actualmente casi las 200.000 extensiones, y los dispositivos han ido progresivamente, mejorando su hardware. Todo en suma ha hecho factible que, con un coste inferior a 300€, podamos disfrutar de una experiencia completa equivalente a la que tendríamos con portátil ultraligero, pudiendo realizar tareas similares gracias al uso de las aplicaciones en la nube (aunque estas no sean las mismas que en sistemas Windows, pero con facilitan funcionalidades similares); convirtiéndose en una opción más, dentro del mercado doméstico e incluso empresarial.

Elegir un Chromebook para su uso en el hogar, tiene numerosas ventajas como pueden ser la seguridad, versatilidad y sobre todo, el ahorro en su adquisición.

En lo que respecta a la seguridad cabe decir, que estos dispositivos son sumamente seguros, dado que su operativa se realiza a través de las aplicaciones en la nuevo y por tanto, se reduce notablemente los problemas de malware, virus o incluso hackeos. Por otra parte, son sistemas multiusuarios que pueden ser usados sin conflictos entre ellos, dado que nuestros perfiles y datos, se encuentran en nuestras cuentas de Google.

Otra de las ventajas para el uso doméstico, es que podemos definir políticas de control parental, para el uso seguro de los menores de edad; y en caso de necesidad de reseteo completo del dispositivo, podremos devolverlo al estado de fábrica en cuestión de minutos.

Por último, otro de los puntos fuertes son su ligereza y robustez, lo que permite poder transportarlo cómodamente y usarlos desde cualquier lugar, gracias a su excelente autonomía.

Es importante reseñar, que existe un requisito básico para que la experiencia con este tipo de dispositivos sea óptima, y como el lector ya habrá podido imaginar, es la de contar una conexión a internet de buena calidad, que nos permita la ejecución de aplicaciones y acceso a nuestros datos en el cloud. En cualquier caso, si en cualquier momento tuviéramos una pérdida de la conexión a internet, podríamos seguir utilizando las aplicaciones, ya que estas suelen disponer de un uso en modo offline.

En lo que respecta a sus características técnicas, podemos encontrar hoy día, una variedad de configuraciones muy extensa, desde equipos con pantallas de 11 a 15 pulgadas, con diseños convertibles, pantallas táctiles, y precios para todos los bolsillos.

A la hora de elegir un portátil tradicional o un Chromebook, es necesario preguntarse cuál será el uso que le daremos. Si queremos el dispositivo para hacer uso de plataformas como Netflix, HBO, navegar por internet, usar el correo electrónico y utilizar aplicaciones ofimáticas, el Chromebook puede ser la mejor opción.

Si queremos utilizarlo para juegos de alta resolución, edición de video u otros escenarios multitarea de alto rendimiento, mejor apuesta por el portátil tradicional.

En resumen, podemos concluir que los Chromebooks son excelentes en lo que pueden hacer. Su bajo precio y sus características, las hace muy interesante para cada vez más tipos de usuarios, incluso para aquellos que no solo precisan movilidad.