Certificando la seguridad en Internet

0
93
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO - Expertos en tecnologías web.
Por Fernando Molina, CEO de NUBEADO – Expertos en tecnologías web.

Analizando el volumen de información y tráfico que se producen día a día en el mundo, podemos corroborar como su evolución resulta imparable. Este aumento sin parangón en las transacciones electrónicas, a través de las cuales se intercambian datos bancarios, personales y confidenciales, hace que las empresas se vean inmersas en unos escenarios de riesgos de seguridad en Internet sin precedentes. Los ataques y fraudes en la red de redes son cada vez más frecuentes, complejos y peligrosos, por lo que surge la necesidad de garantizar que nuestra información, nuestras conversaciones y nuestros datos, no queden expuestos a merced de terceros.

¿Cómo saber entonces si cuando navegamos nos encontramos en una web confiable y segura?

Para este fin se crearon los CERTIFICADOS SSL; desarrollados y expedidos por entidades certificadoras, que se instalan en la web, y que garantizan al usuario por una parte, que la web a la que está accediendo es real y confiable;  y por otra, que todas las transacciones que se lleven a cabo entre el usuario y la web van a ser encriptadas, garantizando la integridad y seguridad de los datos intercambiados.

Ventajas de los certificados SSL

Para poder hablar sobre las ventajas que conlleva la adquisición e instalación de un certificado SSL en la web de nuestro negocio, debemos mencionar previamente los riesgos de no hacerlo.

Si nuestra web no dispone de certificado SSL,se mostrará al resto de usuarios como “sitio no seguro”, hecho que repercutirá negativamente en la confianza del usuario en nuestra marca. Si además nuestra web es una tienda online, muy posiblemente repercutirá en una pérdida de ventas ya que no serán muchos los usuarios que se atrevan a facilitar sus datos personales y bancarios en una web o que no cuente con el certificado SSL que les garantice que su información se envía cifrada hasta los servidores de la empresa.

A esto habría que añadirle una pérdida del posicionamiento de nuestra web respecto a nuestros competidores, ya que los buscadores puntúan negativamente a aquellos sitios web que no disponen de protocolo seguro.

Teniendo en cuenta por tanto las consideraciones anteriores, estas son algunas de las ventajas que confieren a nuestra web al disponer de un certificado SSL:

  1. Legitimidad: quedando patente que el negocio se basa en valores y parámetros de seguridad.
  2. Seguridad: la información que se transmite en la web está encriptada, de forma que los usuarios no corren el riesgo de que sus datos sean interceptados o robados.
  3. Confianza: los usuarios confían más en una página que disponga de este certificado, sobre todo teniendo en cuenta que desde mediados del 2018, una actualización del navegador Chrome marcó la totalidad de los sitios HTTP (es decir, todos los que no tienen cifrado HTTPS) como “no seguros”.
  4. Mejor posicionamiento: con la actualización de Chrome en 2017, Google favorece las páginas web que cuentan con el SSL a través del uso de HTTPS. Por lo tanto, este certificado también suma puntos a la hora de obtener mejor posición en los resultados de búsqueda.
  5. Legalidad: con la implementación de un certificado SSL, conseguimos dotar de seguridad a nuestra web, tal y como exige el RGPD.
  6. Elimina la posibilidad de código informático malicioso de tu web, ya que los certificados SSL escanean el sitio en busca de posibles programas dañinos.
  7. Aumento de beneficios: al aumentar la confianza y la seguridad, lo más probable es que más visitantes se animen a comprar, aumentado así las ventas y beneficios.

Resulta por tanto muy razonable concluir por una parte, que disponer de una web con certificado SSL instalado, repercutirá muy beneficiosamente en nuestro negocio y la confianza de nuestra marca, y por otra parte, que debemos desconfiar a la hora de facilitar información personal o de cualquier otra índole, en aquellas web que no dispongan de tal distinción.