Cazalla de la Sierra, unión de culturas

Localidad atractiva por su paisaje y por la riqueza monumental de su casco urbano.

0
61
Cazalla de la Sierra, unión de culturas.
Cazalla de la Sierra, unión de culturas.

Cazalla de la Sierra es una bellísima población situada a 80 kilómetros al norte de la provincia de Sevilla, en un entorno excepcional como es el Parque Natural de la Sierra Norte, zona de media montaña que alterna las amplias dehesas con los frondosos bosques.

Al atractivo de su paisaje hay que añadir la riqueza monumental de su casco urbano, en el que priman las construcciones religiosas, como el Monasterio de la Cartuja de la Inmaculada Concepción, del siglo XV, o la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, ambas declaradas Bien de Interés Cultural.

Cazalla de la Sierra, unión de culturas.
Cazalla de la Sierra, unión de culturas.

La Iglesia de Nuestra Señora de Consolación es una iglesia parroquial que aglutina dos proyectos inacabados. Es de estilo mudéjar, aunque también se encuentran en ella los estilos renacimiento y barroco. Como curiosidad de esta iglesia, cabe decir que le faltó por hacerse en su interior una columna más para poder ser Santa Iglesia Catedral. También destacan la antigua iglesia de San Benito, de estilo gótico mudéjar; el convento barroco de San Francisco; el convento de la Madre de Dios, del siglo XVI; la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y el Santuario de Nuestra Señora del Monte.

De Cazalla de la Sierra cabe destacar también sus calles blancas con presencia de importantes edificios de arquitectura civil como las antiguas Casas Capitulares , los antiguos Juzgados o la Plaza de Toros del S.XIX así como antiguas casas palacios que conviven con casas tradicionales con alfiz mudéjar.

Cazalla de la Sierra, unión de culturas.
Cazalla de la Sierra, unión de culturas.

Si nos remontamos a sus inicios como población, los indicios más remotos de la presencia del hombre en Cazalla de la Sierra se encuentran en las Cuevas de Santiago, utilizadas por los cazadores primitivos como asentamientos.

Será en la época musulmana cuando Cazalla se configura como tal, en torno a un castillo almohade casi desaparecido. En torno a la mencionada fortaleza, se desarrolló el arrabal de Azahín. Un año antes de la conquista de Sevilla, en 1247, es incorporada Cazalla al reino
Castellano-leonés.

Desde el punto de vista económico, ya en la Baja Edad Media, su producción agraria era fundamentalmente cerealera y vitivinícola. En el siglo XVI, Cazalla conoció una coyuntura favorable, basada en las altas ganancias generadoras entorno al negocio del vino. Así, se puede apreciar como emergen en estos campos, monumentales haciendas que ensalzaban y magnificaban la vida rural. Su clima y la riqueza de su fauna salvaje propiciaron la estancia del Rey Felipe V en 1730, convirtiendo al pueblo en capital del reino durante varios meses.

Cazalla de la Sierra, unión de culturas.
Cazalla de la Sierra, unión de culturas.

En la segunda mitad del Siglo XX el aguardiente supondrá un capítulo importante en la economía de Cazalla. La industria de anisados de Cazalla alcanzó en torno a la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, una gran expansión y fama, siendo premiadas algunas de sus marcas en dicho certamen.

De esta manera, el aguardiente se sigue fabricando en dos establecimientos, manteniendo y conservando las técnicas y casi las mismas instalaciones que antaño. Derivado de estos anises, y aprovechando los frutos de la zona, se obtiene, por maceración en aguardiente los licores de bruños, ciruelas, y el más afamado Licor de Guindas.

Si se pretende hacer una visita a esta hermosa localidad sevillana, además de recorrer las calles de sus pueblos y los edificios de los que se ha hablado anteriormente, se recomienda también hacer turismo de naturaleza.

Cazalla de la Sierra, unión de culturas.
Cazalla de la Sierra, unión de culturas.

Así, Cazalla de la Sierra cuenta con numerosos senderos peatonales entre los que destaca el Sendero de Las Laderas. Éste es un paseo con destino a la Rivera del Huéznar y retorno por un camino denominado popularmente “Camino Viejo” de la Estación de ferrocarril.

También son de considerable importancia otros senderos como el Sendero de la Cartuja, que comienza en el centro del pueblo y nos conduce al antiguo Monasterio Cartujo de Cazalla de la Sierra, o el Sendero del Pantano Nuevo o de Sotillo, que comienza en la parte alta del pueblo, junto a la Fuente Nueva y sigue el camino conocido como la Roncadera, cruza unas magníficas dehesas, espacio natural catalogado por la UNESCO como “Reserva de la Biosfera”.

Cazalla de la Sierra, unión de culturas.

Y si hablamos también de gastronomía, hay que decir que en Cazalla de la Sierra el plato típico es el cerdo ibérico y la carne como el cordero y las carnes de caza: jabalí, venado, perdices, conejos, etc., principalmente asados o en calderetas, aderezados por el aceite de oliva virgen extra que produce su cooperativa “Cazalla Oliva”.

Y por último, destacar sus fiestas populares. Así, en Navidad se proyecta un Belén viviente y la Cabalgata de Reyes recorre las calles del pueblo. Muy interesante es también su Semana Santa, con la Borriquita, el Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores, y para concluir, el Santísimo Cristo de la Salud y María Santísima de la Esperanza.

También son recomendables su Fiesta de Artesanía y Gastronomía celebrada en junio, la romería de la Virgen del Monte en agosto, y la feria tras la romería, y el Festival de Títeres que se celebra en agosto.