Bormujos para vivir

0
347

Bormujos para vivir es uno de los lemas de su Ayuntamiento. Una frase que recuerda a la que Antonio Gala dijo de Sevilla, aquello de “los sevillanos creen que tienen la ciudad más bonita del mundo. Lo peor es que pueden que tengan hasta razón”. Pues no seré yo quien le quite razón ni a uno ni a otro. Y es que Bormujos, sin duda es un municipio para vivir porque reúne todo lo que cualquiera desearía para su hogar: seguridad, centros sanitarios cercanos, un fuerte tejido empresarial, una apuesta total por la cultura y el ocio y una inagotable historia.

Bormujos ofrece todo tipo de servicios y ventajas y se encuentra a tan sólo unos 10-15 kilómetros de la capital.  Una de sus muchas cualidades es su amplia oferta de ocio. Siempre suele haber alguna actividad organizada por su Ayuntamiento para disfrutar. Bormujos cuenta con un gran centro de ocio y comercial. En este rincón sevillano también podrás encontrar numerosas tiendas locales y talleres. Por supuesto, no podemos olvidar la importancia de sus dos polígonos industriales, el Polígono Al Margen y el P.I. Aceitunillos.

Además dispone de diferentes parques como el de Los Álamos, La Alquería, La Florida y el parque Carlos Cano donde puedes disfrutar de naturaleza y tranquilidad. Además,  Bormujos cuenta con el paseo botánico que contiene elementos interactivos e históricos como dólmenes, huellas de dinosaurio, una recreación del mosaico de los pájaros de Itálica y un obelisco.

En cuanto a sus fiestas locales, Bormujos es un lugar donde reina la tradición. Podrás disfrutar de fiestas emblemáticas como la Cruz de Mayo, la Velá de Santiago y Santa Ana, durante la última semana de julio donde los vecinos adornan las calles, la feria de Bormujos, la ruta de la tapa o la festividad del Patrón de Bormujos, Santo Domingo de Silos. Otro de los eventos principales y más seguidos en Bormujos es la salida de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Bormujos. En el mes de febrero este municipio se tiñe de color para celebrar el Carnaval, donde se organiza un gran pasacalles en el que sus vecinos van ataviados con disfraces para recorrer las calles de su localidad a pie o en las carrozas adornadas para la ocasión con mucha luz y color, acompañados por la música de agrupaciones carnavalescas.

Algunos historiadores cuentan que el nombre de este municipio proviene de una alquería musulmana, llamada “Boromuj”. A finales del siglo XVIII era llamada de dos formas, Mormujos y Borbujos, pero finalmente se decidió llamarla Bormujos. Sin embargo, otros pensadores han retraído a un origen mucho anterior en el tiempo el origen del nombre del municipio. Según el Ayuntamiento de Bormujos “los filólogos García de Diego y Menéndez Pidal le otorgan al topónimo una raíz de origen ligur (etnia del pueblo íbero); en concreto, este último afirmó que provendría del hidrónimo BORM, que hace referencia a aguas minerales. Éste y otros topónimos derivados del mismo hidrónimo aparecen en España relacionados con las noticias sobre los ligures (grupo étnico de los íberos) y, concretamente en el caso de Bormujos, se halla en lo que constituía la región del Lacus Ligustinus que menciona Avieno”.

Los primeros asentamientos estables en Bormujos se sitúan en época romana, aunque los investigadores suponen que ya existía en el Aljarafe un poblamiento considerable de época anterior. Se tratan de las villas romanas, productoras de aceite y otros alimentos. Esto no es de extrañar considerando que la riqueza agrícola siempre ha caracterizado al Aljarafe sevillano. Estas villas pasarían a ser las alquerías de época islámica y que posteriormente pervivirían en época moderna como las tradicionales haciendas que han llegado hasta la actualidad. Por tanto, la historia de Bormujos siempre debemos concebirla ligada a la producción de los cultivos del olivar y la vid. En el s. XX este municipio experimentará un notable desarrollo económico y social, configurándose tal y como lo conocemos hoy en día.

Bormujos, como ya hemos comentado, es un lugar idílico para disfrutar de nuestro tiempo de ocio. El municipio ofrece un sinfín de bares y restaurantes en el que ofrecen numerosos platos, entre ellos los más populares del lugar como la ropa vieja, que consiste en un puchero con la carne deshebrada, y el cocido con tomate. La caldereta es otro plato estrella en Bormujos, así como los postres de monjas: dulces almendrados, galletas, roscos y tortas realizados por las monjas del Monasterio de Santa María la Real. Bormujos no sólo es zona para comer bien, sino para beber. En este municipio destaca el mosto achampanado y el vino de naranja, un tipo de vino blanco aromatizado al ser macerado con cortezas de naranjas.

Asimismo, Bormujos cuenta con muchos rincones dignos de ser visitados, por ejemplo el puente sobre el Arroyo Ríopudio, que consta de un solo ojo de unos 4 metros de luz formado por un arco carpanel de sillería y gran estribo de ladrillos. Se fecha en el siglo XVIII por el tipo de arco. Su uso es de viario público y es una auténtica preciosidad. También podéis visitar la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Encarnación, que fue edificado en la Edad Media y reformado en el XVII debido al terremoto de Lisboa. Otro lugar que os recomendamos es el Convento de Dominicas Santa María la Real, que en su interior se conservan magnificas obras de arte e importantes archivos.

Bormujos, como otros muchos municipios del Aljarafe destaca por sus Haciendas, en este caso la Hacienda Belén, La Peregrina, Marchalomar, Santo Cristo de la Mata y Valencinilla del Hoyo. Os animamos a visitarlas y conocerlas, ya que son parte fundamental del municipio y presentan una historia y belleza impecable.

Además, cuenta con el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, integrado en el Sistema Sanitario Público de Andalucía pero gestionado por la Orden Hospitalaria San Juan de Dios y participado por la Junta de Andalucía a través del Consorcio Sanitario Público del Aljarafe.

También ubicamos en Bormujos la Fundación San Pablo Andalucía CEU, titular de los Centros CEU en el sur de España. Este centro educativo de carácter concertado tiene su sede principal en el Campus Universitario CEU Andalucía ubicado en Bormujos. Estratégicamente situado y comunicado con la capital y el resto de Andalucía, ocupa un terreno de 40 hectáreas, con amplias zonas verdes, deportivas, de ocio y de servicios, y un edificio docente dotado de las más modernas y amplias instalaciones.

En definitiva, Bormujos es uno de los principales municipios de Sevilla. Cuenta con una oferta empresarial, lúdica y cultural sorprendente.