Blockchain, adios a la burocracia y a las gestiones administrativas

0
634
Blockchain, adiós a la burocracia y a las gestiones administrativas
Por Rafael Ceballos, Operatiions Manager de EICBI, Escuela Internacional de Criptomonedas Blockchain e Inversiones

El mundo necesita gestionar y almacenar una enorme cantidad de información certificada de la forma más rápida posible. Hasta ahora, aunque la gestión de datos haya evolucionado, se acababa verificando de forma manual. La tecnología Blockchain nos permite que este trabajo lo hagan ordenadores y sistemas de computación distribuidos.
Los sistemas informáticos son hackeables pero Blockchain se autoprotege y evita los hackeos gracias a su propia estructura y arquitectura. El Blockchain es una cadena de bloques que contiene información en la que cada bloque tiene distintos tipos de información.

¿Qué contiene cada bloque?:

Información. La información, en el caso del bitcoin por ejemplo, es la información relativa a las transferencias de dinero (tanto el emisor, como el receptor, la fecha, la cantidad…)

Hash. El hash es el número de identificación de cada bloque, un número único, propio e irrepetible. Cada uno de los bloques tiene el suyo y se genera según el contenido del bloque por lo que si se cambia el contenido, el hash también. Lo que contiene el hash del bloque anterior. Los bloques van creando una cadena y quedan conectados entre sí.

Cada usuario tiene una copia de la base de datos y todos pueden comprobar las transacciones (si algún usuario altera la información de su copia, la comunidad lo sabe y esa versión se anula. Es un sistema descentralizado ya que la seguridad y certificación de los documentos quedan en manos de los propios usuarios y difícil de hackear ya que implicaría apagar internet o bloquear a todos los usuarios.

Los usuarios se pueden unir a la Red de Blockchain para usar el sistema o crear nuevos bloques. La creación de nuevos bloques la realizan los mineros con una tecnología “peer to peer”. Para añadir un nuevo bloque es necesario usar potentes procesadores para resolver un problema matemático muy complejo denominado “prueba de trabajo o POW, en inglés”. Cuando el minero cree que está resuelto el resto de la comunidad lo verifica y pasa a ser un nuevo bloque de la cadena.

En definitiva, se almacena la información fuera del sistema convencional y de forma descentralizada por lo que la información no se puede falsear. Esta tecnología se ha considerado ya la Cuarta Revolución Industrial porque incluye menos costes y una mayor rapidez y transparencia Si quieres profundizar más en este tema, no lo dudes y apúntate a nuestro curso sobre Blockchain, Criptomonedas y Trading.