Autónomos, gastos deducibles en la Declaración de la Renta

0
1790
Nuevas deducciones en la Declaración de la Renta 2017 para los autónomos
Ya está aquí la nueva campaña de Declaración de la Renta y Patrimonio. Desde el 4 de abril y hasta el 2 de julio queda abierta esta campaña de la renta del pasado ejercicio, que para los autónomos trae novedades a la hora de deducir gastos A continuación, se van a describir los principales y que son fácil de justificar, porque ya gran parte de ellos, van a depender de la actividad que ejerza cada profesional en concreto.
Por un lado están los gastos generales que son fácilmente justificables como la compra de género o el alquiler de un local. En ambos casos se pueden justificar que su fin es para ejercer la actividad. Los gastos de gestoría, suministro del local o publicidad del negocio, también entrarian dentro de este apartado. Así mismo, y no se tienen muchas veces en cuenta son los gastos de cuota de autónomo o seguros sociales de trabajadores, si fuera el caso. Incluso los cursos de formación o másters se pueden deducir si guardan relación con la actividad.

Nuevos gastos para autónomos

La nueva Ley de Autónomos también recoge como gasto deducible las dietas como gasto de manutención con un máximo de 26,67€ diarios y sólo los días laborables. Para que ello pueda hacerse efectivo, el pago se debe de hacer mediante tarjeta o vales de comida.
La asistencia médica del trabajador es otro gasto deducible, es decir, los seguros por enfermedad. Aquí se incluyen también las primas que cubran a los cónyuges y a los hijos menores de 25 años. El máximo deducible son 500€ al año, aunque la cantidad se amplía hasta los 1.500 euros si hay algún miembro en la familia con discapacidad.
Los gastos de vehículo particular sería otro de los puntos. En este caso se puede deducir el IVA. En cuanto al mantenimiento, es decir, seguro, gasolina, aparcamientos, peajes se puede deducir sólo el 50%. De la misma manera, si el autónomo ejerce su trabajo desde su vivienda, se puede descontar parte de los gastos asociado a ésta: hipoteca, agua, luz, teléfono, internet. Esta parte tuvo sus más y sus menos y lo que finalmente se aprobó es que hasta un 30% se puede declarar como parte que afecta al negocio y dentro de ese 30, desgravarse el 30% de los gastos de suministro. A parte hay que declarar a la Agencia Tributaria, qué partes son las que afectan al negocio para marcar los citados porcentajes. Los desplazamientos en transporte público y hoteles también se pueden deducir siempre y cuando se justifiquen con la realidad del negocio.