Alfredo Sánchez, uno de los pioneros en llegar a Marruecos

0
432

Trans Rotam es una empresa de transportes sevillana que lleva en el sector desde los años 80. Alfredo Sánchez padre, fue su fundador y a día de hoy son sus hijos los que han continuado con la filosofía y la manera de trabajar de Alfredo “hacer llegar la mercancia a su destino de manera puntual”. El legado de Alfredo hacia sus hijos ha hecho que esta empresa siga creciendo y ampliando destinos. Si ya él fue uno de los primeros empresarios en llegar a Marruecos, la empresa ha seguido extendiéndose, haciendo repartos por toda España y Europa

Alfredo Sánchez hijo aún recuerda cuando por las noches iba con su madre a tirar la basura y le preguntaba: mamá ¿cuándo va venir papá? 

A lo que ella siempre respondía: mañana hijo, mañana.

La vida de un camionero nunca ha sido fácil. Muchas horas de soledad y alejado de su familia. Pero, Alfredo padre fue constante y luchador. Con un solo camión empezó a abrirse paso en este mundo del transporte de mercancías. Hasta que en el año 86 dio el salto a ampliar su flota. 

Este crecimiento fue también gracia a uno de sus clientes que apostó por sus servicios. Tener a la marca La Casera, le hizo fuerte en su sector. 

El éxito de su empresa radicaba en el buen ambiente de sus trabajadores. Eran una familia, pero de esas familias donde el padre siempre está y protegiendo a los suyos. 

¿Os imagináis por un momento que tu jefe os diga un 24 de diciembre, ustedes a vuestras casas con los vuestros, que el reparto de hoy, lo hago yo? Así era Alfredo. Siempre cuidando a los suyos y para no defraudar a su cliente y llegar a tiempo con el reparto, cogió su camión y junto a su hijo, pusieron rumbo a Jaén, Linares y Marmolejo.

Esta anécdota tiene un final feliz. Por un lado, cumplió con su cliente y por otro, no solo llegó a su casa a celebrar la Noche Buena, sino que pudo estar con sus trabajadores en el bar del polígono para tomarse la tradicional copa del medio día. 

Tal era el compromiso con sus clientes que Alfredo fletó un barco solo para ellos para transportar hacia Marruecos una almazara de aceite. 

¡Sí señor! Él se las ingenió como pudo, pero la mercancía llego a su destino a tiempo. Y es que, Alfredo ha sido uno de los pioneros en llegar a Marruecos con sus camiones. De la península para allá transportaba aquello que hacía falta en ese país, mientras que el recorrido de vuelta, lo hacía cargado de frutas y verduras. 

Fue allá, por el año 2000 cuando la política de esta empresa empieza a cambiar y surge Trans Rotam y con ella comienza el cambio generacional. Su hijo Alfredo, aquel niño que le preguntaba por las noches a su madre por su padre, va teniendo presencia en la empresa. 

El buen hacer de su padre tenía que adquirirlo. 

Hoy en día, aunque Alfredo padre ya no se encuentre entre nosotros, sus hijos han tomado bien las riendas de Trans Rotam. Han adaptado la empresa a los nuevos tiempos y han conseguido formar una flota de 40 camiones dotados de las últimas tecnologías. 

Desde sus instalaciones centrales en Dos Hermanas, sus camiones viajan por toda la península, Marruecos y cualquier punto de Europa siguiendo la filosofía de Alfredo Sánchez hacer llegar la mercancía de manera puntual a su destino.