¿ A una PYME le compensa el Black Friday?

0
753
¿ A una PYME le compensa el Black Friday?
¿ A una PYME le compensa el Black Friday?
Por Regli Gómez, Marketing y Estrategia Empresarial www.viviramimanera.com
Por Regli Gómez, Marketing y Estrategia Empresarial www.viviramimanera.com

La respuesta es, como diría Jarabe de Palo, depende. Depende de lo inteligente que seas y de cómo te llevas una situación desfavorable a tu terreno para beneficiarte de manera directa o indirecta en función de tus objetivos.

Me explico. Si vendes algo desde hace cinco años o más, sabes perfectamente que, llegada esta fecha ronda por tu cabeza una campaña que te trae de cabeza, valga la redundancia. Y es que, seamos sinceros, el último viernes de noviembre está muy cerca de la campaña de Navidad, momento clave para el pequeño comercio, que se juega parte de su beneficio anual en ésas pocas semanas donde antaño, un descuento era impensable.

Y ¿Qué está pasando en los últimos años? Pues que ya no hablamos de un día de descuento, sino de fines de semana o semanas completas lo que ha provocado un cambio de hábitos en los consumidores, que ahora adelantan las compras propias de las fechas, algo que ha hecho mucho daño al comercio minorista. Eso sin contar las prácticas de grandes empresas que aprovechan el tirón de las palabras “Black Friday” para adelantarla. Amazon por ejemplo adelantó la campaña 15 días en 2018 y Media Mark este año ya ha hecho un previo. Y claro, sus márgenes de beneficio nada tienen que ver con una pequeña empresa. Ellos ganan por volumen pero los pequeñitos ni tienen esa baza para jugar ni es justo para ellos que se ponga en juego la campaña más importante del año.

Llegados a este punto hay dos opciones. Lamentarse o adaptarse. Yo a mis clientes les ofrezco la segunda opción. Hay una realidad y es que el mercado ha girado y espera esa fecha para hacer muchas compras. Aprovechemos esa predisposición en nuestro beneficio como emprendedores ¿Cómo? Aquí van algunas ideas, algunas mías y otras que me han dado mis seguidores de Instagram a través del stories donde procuro interactuar a menudo.

-No tienes por qué poner todos los productos de tu tienda con descuentos. Sabes ya que ese día o días los clientes salen a la caza de gangas. Déjalas bien visibles en tu escaparate. Eso sí, elige productos que tengan demanda tu objetivo no es vender esa selección sino que sirvan de gancho para que entren dentro de la tienda y tengas preparado otro despliegue de armas para que se lleven mucho más. Hablamos de emplazamiento de productos, buen servicio, compras cruzadas, etcétera.

-Es el momento para dar a conocer una página web. Sabemos que la tendencia del comercio minorista está girando al omnicanal así que puedes por ejemplo, poner descuentos exclusivos online y offline o, aprovechar estos días de más afluencia en puntos físicos para dar códigos descuentos que puedan usar en la web posteriormente.

-Busca sinergias con otras empresas. La unión hace la fuerza ¿Y si llegas a acuerdos con otros comercios para ofrecer descuentos de tus compañeros además de en tu tienda? Por ejemplo, una clienta compra un vestido en una tienda de ropa y ésta le da descuento para las botas de la zapatería de al lado y ésta a su vez descuentos en complementos. En otro contexto, la clienta sólo hubiese comprado un vestido pero, con un descuento que caduca en dos días aumenta las posibilidades de que lo compre todo para aprovechar el ahorro.

-Ni que decir tiene que, las redes sociales son clave. Planifícate con tiempo y ve avisando a tus seguidores de una manera dosificada para crear expectación. Usa la publicidad en redes sociales, las historias del día a día y todas las herramientas que tengas a tu disposición. Recuerda que son días en los que la predisposición emocional a gastar dinero es muy positiva por lo que tienes que jugar toda tu baraja de cartas para que tu negocio destaque entre otros para ser elegidos entre tantos.

-¿Y si preparas cheques con un vale descuento para gastar en la Campaña de Navidad? Eso sí acota la fecha para generar sensación de urgencia y no un “ya lo usaré” y, procura enfocarlo bien para que el cliente tenga la sensación de verdadera ventaja si lo usa.

Ni que decir tiene que estos consejos son muy generalistas y es que, cada negocio tiene su propia idiosincrasia. De este modo, si ninguna de estas recomendaciones te sirven en tu caso concreto, espero que haya un mensaje que te haya quedado bastante claro: lamentarte no te servirá de nada. Decántate por la acción ante la evolución de la demanda del mercado porque está claro que la última semana de noviembre, ya forma parte de la campaña navideña. Sacarle partido está en ti.