5 claves para fomentar la sostenibilidad en la industria tecnológica

Las claves se centran en el uso de materiales sostenibles para el embalaje, la apuesta por una logística verde y un almacenamiento sostenible, la digitalización de procesos y fomentar el reciclaje y la reutilización de dispositivos.

0
227

Tal y como reflejó la reciente edición del Mobile World Congress celebrado en Barcelona, la sostenibilidad se posiciona como una cuestión prioritaria para la industria tecnológica. En este contexto, la empresa de postventa de tecnología Anovo asegura que es el momento de impulsar cambios y soluciones respetuosas con el medioambiente con el objetivo de reducir el impacto medioambiental que provoca el sector.

Bajo esta coyuntura, Anovo analiza y comparte los principales desafíos del sector tecnológico en materia de sostenibilidad. En concreto, expone 5 recomendaciones clave para evolucionar hacia una industria más sostenible:

  • Uso de materiales sostenibles para el embalaje. Los cambios deben empezar por las cosas más sencillas y, en este contexto, es aconsejable que las compañías tecnológicas evolucionen y apuesten por empaquetados más sostenibles. En concreto, se debe reducir el uso de plásticos y apostar por embalajes más respetuosos con el medio ambiente recurriendo, por ejemplo, a materiales biodegradables, papel reciclado…
  • Apuesta por una logística verde. Es recomendable que las empresas tecnológicas implementen medidas y desarrollen políticas que pongan en valor la importancia de reducir el impacto medioambiental que produce la fase de distribución o de logística inversa. Una opción, por ejemplo, es recurrir a empresas de mensajería que fomenten un transporte sostenible y respetuoso con el medio ambiente o que, por ejemplo, tracen rutas optimizadas que hagan que los trayectos sean más eficientes.
  • Almacenamiento sostenible. Para contribuir a un sector más eficiente y menos perjudicial resulta apropiado promover la eficiencia energética en los espacios de almacenamiento. Concretamente, se aconseja poner el foco en cuestiones como la implementación de energías renovables, el aprovechamiento de la luz natural o el reciclaje o reaprovechamiento del material excedente.
  • Adopción de la transformación digital en las empresas. La digitalización se ha convertido en el gran aliado de las compañías para ganar en eficiencia. En este contexto, las compañías del sector deben apostar por incluir en su operativa plataformas digitales que hagan más eficientes los procesos como la tramitación de pedidos o la relación con el cliente.
  • Fomento de  la reutilización y el reciclaje de dispositivos. Uno de los grandes desafíos del sector es minimizar el impacto que generan los RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos). En este sentido, en ANOVO apuestan siempre por la reutilización, por promover la reparación de dispositivos y el correcto reciclaje de los mismos si ya no se pueden aprovechar.