10 actitudes que te ayudan a recuperar la comunicación con los niños

0
99
Cheerful mother enjoying communication with daughter. Happy woman holding hands of daughter and laughing. She supporting her kid. They sitting on sofa. Family at home concept

Si preguntamos a cualquier madre o padre sobre qué aspecto de su día a día con sus hij@s consideran que es más importante y/o que les gustaría mejorar nos dirán que la comunicación. Puede que no lo digan con esta palabra sino que expresen que les gustaría que les hicieran más caso, que los escucharan cuando hablan, que no les tuvieran que repetir veinte veces las cosas, que les gustaría que les contasen las cosas que les suceden, que hablasen de manera respetuosa y que no gritaran, etc.   Todas ellas demandas centradas en lo que esperan o esperamos de l@s niñ@s pero pocas veces analizamos cómo nos comunicamos nosotr@s con ell@s y qué cosas podemos hacer para mejorar o recuperar la comunicación con ell@s.  

Lo anterior no significa que l@s adult@s no sepamos o no seamos conscientes que somos modelos para ell@s, pero en muchas ocasiones nos cuesta dar aquello que les exigimos: respetar, dialogar, compartir lo que sentimos, escuchar… Tenemos las mejores de las intenciones pero esto no siempre basta y si nos paramos a observar o analizar lo que sucede en las relaciones adult@-niñ@ nos daremos cuenta que la balanza está descompensada: preguntamos mucho, damos órdenes, sermones y consejos en cualquier circunstancia, amenazas para controlarlos, descalificaciones, reproches…  

Otras veces nos quejamos que no cuentan nada y que contestan con monosílabos y cuando analizamos el motivo vemos que esto obedece a que les hemos presionado para que hablen y tener «comunicación» y lo que obtenemos es el efecto contrario. 

En resumen, podemos concluir que sea por una u otra razón la realidad es que solemos tener dificultades para entendernos así que te dejo 10 acciones que han demostrado ser eficaces para recuperar la comunicación:

1.Usa la comunicación no verbal: mira a los ojos, ponte frente a frente para conectar y que se sientan escuchad@s

2.Escucha sin dar opiniones sobre lo que te cuentan, a no ser que te las pidan: es la «deformación parental» más frecuente, aprovechar cada pequeña ocasión para dar un consejo

3.Haz preguntas y respeta los silencios: si el niño o la niña no quiere hablar seguirá sin hacerlo por más preguntas que emplees

4.Comparte lo que haces, sientes y proyectas: la confianza no es algo que se otorga porque sí, tienes que ganártela con tu actitud y hacerles partícipes de tu día a día es un modo de decir «me importas, cuento contigo, para mí es importante que sepas quien soy»

5.No estás obligado a saberlo todo, aunque seas el o la adulta: cuando no tengas claro o no sepas cómo resolver una situación que les incumbe házselo saber e intentad buscad soluciones en común

6.Reconoce tus errores: ser tratados de forma injusta o violenta es una de las vivencias que mayor malestar y desasosiego genera en un niñ@. Si en vez de reconocer que te has equivocado le quitas importancia o incluso le culpas a él o ella de tu actitud perderás automáticamente su confianza y habrás dado un nuevo paso hacia el alejamiento entre vosotr@s

7.Cuéntale lo importante que es para ti y cómo su presencia enriquece tu vida: cuando os divertís, cuando te causan ternura… 

8.Sé concret@: cuando dices «nunca me ayudas» o «todo el día estáis peleando» estás transformando una situación concreta en una característica de su persona. El efecto inmediato es que se defiendan de ese ataque o que se sientan culpabilizados. Es mejor decirle “Me dijiste que recogerías el cuarto esta mañana y no lo has hecho”.   

9.Estar en desacuerdo o cometer errores no se soluciona con agresividad ni gritos: explícale con claridad y firmeza, evita la ironía y escucha lo que tengan que decir al respecto

10.En positivo es mucho mejor: cuando cometan errores ayúdales explicando cómo se hace y/o buscando soluciones alternativas, propón en vez de obligar. Y fíjate en todo lo positivo que tenéis, en todas sus capacidades y cualidades y apóyate en ellas para que las saquen a relucir y sean las que predominen en su día a día.    

Te recomiendo que las analices y escojas aquellas que más dificultades están causando en vuestro día a día y empieces por ella, y poco a poco verás cómo vuestra comunicación mejora.